Vertiv a la carga

  • Infraestructura

  • Hace 3 años

  • noviembre 14, 2017

  • 3 minutos, 41 segundos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

La firma Vertiv, quien comprara la operación de Emerson Network Power, está desarrollando una campaña de penetración en el mercado para subsanar la incertidumbre del cambio de nombre y enfrentar las nuevas tendencias del mercado.

En días pasados, realizó un encuentro para socios de negocios y posibles clientes en el cual explicó las tendencias del mercado y las soluciones propuestas. El evento contó con la presencia de altos ejecutivos de Vertiv como Raphael García, vicepresidente de ventas para Latinoamérica; Peter Panfil, vicepresidente de Global Power; Steve Madara, vicepresidente  global de Thermal  & Data Centers, entre otros, quienes explicaron la complejidad e importancia del diseño de una infraestructura adecuada para soportar los sistemas de la empresa.

De acuerdo con Raphael García, los costos en que incurren las empresas, a nivel global, por fallas en el centro de datos, superan los diez millardos de dólares. “Ahorrar en la base produce altos costos en la cumbre de la pirámide”.  La principal causa de las caídas en el centro de datos se debe a fallas en las UPS; la segunda causa es el cibercrimen y la tercera, los errores humanos.

En general, la tendencia mundial es reducir los costos en los centros de datos, en especial el consumo de energía, y evitar la contaminación. Esta última está asociada no solo con la producción de energía, sino con los sistemas de enfriamiento, uso del agua o de gases de efecto invernadero, frentes en los cuales hay continuas innovaciones que vale la pena tener en cuenta.

Un problema que destaca García es la edad de los equipos en el centro de datos, los cuales, en promedio, llegan a los siete años, lo que dificulta la búsqueda de ahorros y de soluciones limpias. El 64% de la energía es consumida por equipos que soportan el 4% de los sistemas, una relación muy negativa, en términos económicos y ambientales.

Los diferentes niveles de centros de datos, calificados como Tier 1, 2, 3 y 4 tienen que ver no solo con las seguridad y confiabilidad de los sistemas soportados, sino también con el consumo de recursos, los niveles de contaminación y la relación costo beneficio; esta está supeditada a la calidad del servicio frente a los recursos consumidos.

De acuerdo con Panfil, los centros de datos están evolucionando para ser más amigables con el entorno y reducir los consumos y, por ende, los costos. Los SDDC o centros de datos definidos por software están de moda; esto significa, en términos generales, que aumenta la capacidad de “inteligencia” de los centros de datos, o sea, de aprender de su propia experiencia y auto gestionar el mejor rendimiento con el menor costo.

“Si bien el Data Center debe tener capacidad para cubrir los picos de trabajo más altos, no necesariamente hay que adquirir toda esa capacidad ociosa; el tener una redundancia 2+2N no implica duplicar todos los equipos; podemos tener una simple unidad de reserva y un sistema capaz de reasignar los recursos de acuerdo con las necesidades del momento”.

Pantfil recomienda unas prácticas saludables:

  1. Reduzca el costo inicial. Compre lo que necesita y cuando lo necesita.
  2. Parta de un buen diseño que optimice el uso de los recursos.
  3. Prepárese para una rápida escalabilidad.
  4. Diseñe con criterio de alto rendimiento, tolerancia a fallas, arquitecturas ISO, redundancia y confiabilidad del servicio.
  5. Busque la alta eficiencia para reducir los picos de carga, los costos de espacio y simplificar el mantenimiento.
  6. Baje los costos operacionales.  Disminuya la complejidad de las instalaciones, facilite la modularidad y el remplazo de componentes.
  7. Implante un control y una administración automatizada. El uso intuitivo debe dar paso a los indicadores. Reduzca así los errores humanos.
  8. Use una cadena de suministros avanzada para garantizar la calidad del ecosistema, desde el diseño, el suministro, la implementación, los cambios, los socios, etc.

Por su parte, Steve Madara habló sobre los adelantos en materia de refrigeración y las maneras de resolver este clásico problema de los centros de cómputo. Si bien es cierto que los equipos de cómputo son cada vez más tolerantes, su acumulación en altos volúmenes sigue causando sobrecalentamiento ambiental.  Antiguamente, la

temperatura media del centro de cómputo era de 18ºC; hoy podemos trabajar a 22 y 24ºC sin mayor problema.

Las técnicas de filas con pasillos fríos y calientes y el apilamiento en racks, han cambiado la forma de mantener las temperaturas y humedades recomendadas, con menos consumo de energía. Además, la necesidad de sostenibilidad ambiental hace que los gases refrigerantes no sean bienvenidos, lo que obliga a buscar técnicas como el Free Cooling que utiliza la ventilación natural en forma mecánica y controlada. Sin embargo, no es muy útil en climas calurosos y es difícil lograr la precisión de los aires tradicionales.

También el agua sigue siendo un refrigerante natural para los grandes servidores, aunque tiene sus detractores. La contaminación del agua se ha vuelto problema social de grandes dimensiones, por lo que este modelo difícilmente pasa los controles LEED, hoy tan populares.

Otros conferencistas completaron el programa que la compañía diseñó para mostrarle al mercado la evolución de los centros de datos, la importancia de la infraestructura y el papel que la firma tiene en este escenario. No cabe duda que Vertiv tiene baterías para rato.