Transformar el futuro

  • Negocios

  • Hace 4 semanas

  • septiembre 30, 2020

  • 2 minutos, 46 segundos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

La Cámara de Comercio de Bogotá realizó su Gran Foro de Afiliados 2020: Conversaciones empresariales para transformar el futuro. 

En esta ocasión, tuvimos oportunidad de escuchar a Chris Surdak, un abogado e ingeniero mecánico, experto en sistemas y evangelizador de la tecnología, la robótica y la inteligencia artificial, que ha trabajado con empresas como HP, Accenture, City Bank, Siemens, entre otras; es autor de varios libros y colabora con artículos en varias publicaciones a nivel global.

El tema: identificar las cinco tendencias que marcan la nueva realidad post COVID. Son evidentes los cambios que la pandemia ha traído a nuestro estilo de vida, muchos de ellos irreversibles. Podemos tomar dos ejemplos: el teletrabajo y los cambios en la cadena de distribución. Obligados por la crisis, muchos puestos de trabajo se trasladaron al hogar; el confinamiento nos obligó a actualizar plataformas tecnológicas y logísticas, para poder trabajar desde casa. Muchos empresarios están ahora abiertos al teletrabajo y a los nuevos sistemas de colaboración.

De igual forma, hemos visto como el comercio electrónico se disparó, poniendo a prueba los modelos de distribución; muchos locales comerciales cedieron su puesto a ofertas virtuales y bodegas de distribución. El manejo virtual ha dado paso a nuevos retos en materia de seguridad, falta de privacidad y manejo arbitrario de los datos.

De acuerdo con Sudark, tenemos cinco estrategias para adaptarnos a lo que será “la nueva normalidad”.

  • Lo primero: pague por el uso y evite capacidades subutilizadas; esto incluye al recurso humano. ¿Para qué tener una plantilla sobredimensionada para los picos, pero que no tiene sentido en toda la jornada? Ahorre en sueldos y en sitios de trabajo. Además, tenemos que encontrar conocimientos y experiencias subutilizados que pueden dar valor a la empresa.
  • Segundo: Utilice la capacidad de otras personas. Evite la subutilización de activos. Todos los recursos de la empresa deben estar productivos al 100%.
  • Tercero: Cibernética. Las TIC nos permiten provechar la convergencia de máquinas y humanos, en todos los campos; evitar las labores repetitivas y dedicarse más alas creativas. La automatización, la robótica, la inteligencia artificial son las herramientas del futuro.
  • Cuarto: El contexto es el rey. Ya los datos, por sí solos, no son la respuesta; ahora, lo importante es el contexto, el escenario en el cual se desarrollan las actividades, las referencias o las predicciones. Un ejemplo es el Internet de las cosas. ¿Dónde están mis cosas? ¿Cómo puedo monetizarlas?
  • Quinto: Realidad aumentada. Esta tecnología se está convirtiendo en la principal herramienta para atraer al usuario. Permite sobreponer ideas sobre el mundo real y controlar “en vivo” una realidad virtual. Esto tiene aplicaciones en comercio, defensa, medicina, arquitectura, etc., con asistencia inmediata, en tiempo real y “justo a tiempo”.

Esta metodología de just in time se ha reencauchado y convertido en una de las exigencias del empresariado moderno.

Los retos están en la capacidad de respuesta, en producir resultados inmediatos, en el menor tiempo posible y cuando se necesitan. Mantenernos activos, operando e interactuando con el mundo, para poder sobrevivir. 

De acuerdo con Sudark, estos orientadores seguirán vigentes por los próximos diez años. El reto es cómo manejar los efectos colaterales, por ejemplo, un previsible aumento en la inflación, la privacidad y, en general, los temas morales y éticos asociados al tratamiento de datos y al manejo de las personas. Es claro que se requiere un reentrenamiento humano y, a la vez, un control sobre las máquinas; el cambio de perfiles no solo ayuda a la empresa sino facilita la adaptación a la transformación.

El proceso de recolección, procesamiento y distribución de datos se realiza dentro de contextos preestablecidos para una mayor utilización de estos. 

La transformación es la constante; debemos crear indicadores adecuados para estos modelos de gestión; deben ser indicadores disruptivos, acordes con el cambio. La aceleración de procesos será una consecuencia lógica de este enfoque y contribuirá al logro de metas más agresivas y procesos más disruptivos.