Teletrabajo, si no es ahora, ¿cuándo?

  • Teletrabajo

  • Hace 1 mes

  • abril 22, 2020

  • 2 minutos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

La naturaleza trata de advertirnos de las catástrofes que solemos causar o padecer, para que podamos evitar otras mayores. La epidemia del coronavirus es una de estas ocasiones. Sin entrar en el meollo del tema, podemos mencionar el papel de la tecnología en la solución de estas emergencias.

Por: Ciro Villate S.

En primer lugar, destaquemos el papel de las comunicaciones que nos han permitido establecer y contar el estado de cada país, cada región, cada ciudad, y alertar a los servicios requeridos para solucionar el problema.

En segundo lugar, la tecnología que hay detrás de cada prueba, de cada investigación, de cada aparato, de cada tratamiento, de cada acción de ayuda al control de las calamidades.

En tercer lugar, quiero destacar especialmente la oferta de herramientas para poder continuar la operación de las organizaciones, aún en el caso de un encierro precautelar, como ha sido necesario implementar en esta ocasión.

La alianza entre las comunicaciones, el IoT y la nube, nos ha permitido operar remotamente, controlar a distancia e, incluso, producir otros bienes y servicios, de manera coordinada, sin salir de la casa, en la mayoría de los casos.

El llamado Teletrabajo, impulsado en este siglo en las grandes ciudades, es ahora un imperativo. La solución de trabajar desde la casa, aprovechando la tecnología, viene del siglo pasado. Ahora es el momento de masificarla.

Computerworld Colombia trabaja con esta modalidad desde hace más de 25 años, con pleno éxito. Hemos sido ejemplo mundial, citado por IDG. Cierto que es una empresa pequeña, con características especiales, donde el fuerte del trabajo (ventas y noticias) está en la calle o en la línea, y con un horario flexible ajustado a los eventos de cada día. Pero es un buen ejemplo.

Se estableció una reunión semanal presencial, donde el trabajo se mezcla con lo social, y el resto se deja en manos de las comunicaciones: transmisión de archivos, llamadas, video conferencias, chats, etc. Cada cual sabe lo que tiene que hacer, y lo hace por propia responsabilidad; se administra por resultados, no por horas presenciales.

Estamos de acuerdo en que el Teletrabajo no es un sistema para todos, que exige autodisciplina, que requiere una gran coordinación y que genera ciertas incertidumbres,  tanto entre los empleados, como entre los empleadores. Cada organización debe decidir qué y quién podrá acogerse al teletrabajo y definir muy bien las expectativas, funciones y sistemas de evaluación, tener en cuenta los aspectos sociales y psicológicos y la influencia de esta modalidad en la cultura organizacional. 

De hecho, los invitamos a leer nuestra edición de abril (https://computerworld.co/edicion-impresa/  ), donde citamos, además del marco jurídico y evolución de esta modalidad en Colombia, la oferta de proveedores, los casos de Telecenter (Direct TV), Uniminuto y el Colegio Alemán de Cali. 

Además, en la sección de Teletrabajo (https://computerworld.co/teletrabajo/  ), publicamos recomendaciones, tecnologías y más casos de éxito. 

Como lo expongo en el editorial:  Hay que trabajar duro, pero que funciona, funciona.

Pin It on Pinterest