Telemedicina: solución en época de pandemia

  • Opinión

  • Hace 11 meses

  • mayo 30, 2020

¿Cómo se puede ir al médico sin que nadie salga o entre a casa? Esta opción es posible gracias a la telemedicina, un concepto que se refiere al acceso a servicios de salud de forma digital. 

Por: Pedro Ángel Montagut, gerente de Soluciones Digitales de Claro

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado el uso de tecnologías para impulsar esta práctica de medicina a distancia desde hace más de una década, sin embargo, es ahora con la contingencia por el COVID-19, y el cambio en los hábitos que vendrá después de esta, que sus beneficios y alcances se exploran a fondo, como un camino para despejar y modernizar el sistema de salud.

Las consultas médicas generales o especializadas que no requieran procesos complejos pueden hacerse a través de telemedicina, y en el mundo muchas personas ya están adoptando esta práctica. Según un informe de Harvard, desde marzo de este año casi el 30% de las visitas médicas en los Estados Unidos se realizan remotamente, lo que significa un aumento significativo en la adopción de herramientas digitales en el sector salud en corto tiempo. Además, existen evidencias a largo plazo que prueban la eficiencia de transformar digitalmente el sector salud. En 2006 el Gobierno de Minas Gerais, Brasil, implementó el uso de telemedicina y durante los primeros cinco años del proceso se logró aumentar la cobertura del sistema en ese Estado, evitando la movilización de 81% de casos que no requerían ir a un centro de atención físico.

En Colombia también podemos beneficiarnos de la telemedicina. Compañías como Claro están invirtiendo en herramientas tecnológicas diseñadas especialmente para las entidades prestadoras de salud, los médicos y sus pacientes. La empresa, que trabaja en esta coyuntura con el compromiso de mantener a los colombianos conectados, ha desarrollado y puesto a disposición cuatro soluciones digitales en pro del sector salud.

Una de las innovaciones destacables es el Sistema de diagnóstico asistido por tomografía computarizada (TC) para Coronavirus, una herramienta basada en Inteligencia Artificial (IA) que analiza imágenes tomográficas y detecta enfermedades respiratorias en solo 20 segundos. A través de la herramienta se pueden diagnosticar pacientes sospechosos de COVID y hacer seguimiento de casos confirmados. Ya se ha utilizado en más de 260.000 casos clínicos en 160 hospitales chinos y cuenta con un 96% de precisión. 

Otra es la Teleconsulta, una plataforma para agendar y realizar citas médicas a través de video llamadas o chat. También está disponible Monitoreo remoto de pacientes, una solución para que enfermos crónicos puedan realizarse controles en casa, disponer los dispositivos especializados para el monitoreo, enviar los resultados virtualmente a su médico y que estos puedan hacer el seguimiento a distancia del paciente.

La última herramienta planteada es Clínica digital, un modelo virtual de atención, autogestión y seguimiento de pacientes ideal para las entidades prestadoras de servicios de salud del país que realizan consultas de diferentes especialidades y que requieren un seguimiento constante a sus pacientes de manera ágil y sin salir de casa.

Las cuatro soluciones son de gran utilidad y cabe mencionar que velan por mantener la privacidad de datos, por lo que los registros de los pacientes son confidenciales. Durante esta coyuntura, herramientas como las propuestas ayudan a descongestionar los centros de atención y así reducir el riesgo de contagio del COVID-19, pero también son funcionales de forma permanente. Hasta 2018 la concentración de médicos y enfermeras en la ruralidad alcanzó apenas un 21%, según el Ministerio de Salud, y para estas poblaciones llegar a las ciudades tiende a ser complicado, por eso la telemedicina podría facilitar el acceso al servicio. Además, evita que los habitantes rurales gasten recursos en transporte.

Los difíciles momentos que vivimos nos han permitido ver que, apoyados en la tecnología, existen caminos más sencillos para realizar procesos cotidianos. Es importante continuar con los esfuerzos privados y públicos para conectar digitalmente al país. En particular, con relación a la telemedicina, los gobiernos locales y las entidades prestadoras de servicios de salud tienen una oportunidad de maximizar recursos en centros físicos, hacer eficientes los procesos internos y mejorar la productividad de los médicos.