Tecnología, eslabón clave para fortalecer la educación

  • Opinión

  • Hace 10 meses

  • julio 18, 2020

La tecnología se encuentra en cada parte del día: en la cultura, en el trabajo, en la forma de vivir, de comunicarnos, de jugar y de aprender. 

Mónica Casas, Gerente de Desarrollo de Negocios para el Cono Norte de Latinoamérica en AMD

Las innumerables posibilidades que nos entrega el Internet y los dispositivos inalámbricos han hecho de estos una herramienta indispensable. 

La educación no es una excepción, al contrario, la tecnología se ha convertido en un pilar para ayudar y transformar los procesos de aprendizaje en la actualidad; por ejemplo, los maestros tienen apoyo para crear novedosos contenidos y los alumnos pueden colaborar fácilmente con sus compañeros. En pleno siglo XXI resulta complejo entender la educación de calidad sin que esté presente el acceso a la tecnología; por esta razón, Colombia se ha enfocado en reducir los desafíos de infraestructura y conectividad en todo el territorio nacional.

Hoy los alumnos necesitan estar en constante contacto y aprender el buen uso de dichas tecnologías, incluso desde temprana edad. Hablando en términos generacionales, hoy los niños vienen con la capacidad de adaptarse fácilmente al mundo digital, lo que nos hace implementar nuevas herramientas en el aula de clases para enriquecer el conocimiento.  

El acceso y la apropiación de la tecnología en los procesos educativos, resulta fundamental para el desarrollo económico y social; puesto que su uso adecuado capacita a las personas con las competencias necesarias para ser parte del mercado laboral actual; y a su vez posibilita la innovación empresarial.

De acuerdo con la OCDE, en el 2019 Colombia ocupó el puesto 58 de 79 países evaluados por las pruebas PISA, lo que ratifica que, sin la educación adecuada, los jóvenes del país serán incapaces de enfrentar los desafíos del mundo laboral y a su vez aumentará la desigualdad social. Las empresas del sector tecnológico tienen el desafío de ampliar su cobertura para que las entidades públicas y privadas utilicen eficazmente estos recursos, y así ponerlos a disposición de la comunidad educativa resolviendo sus necesidades. 

Por ejemplo, los estudiantes pueden hacer el famoso modelo de la célula y programar sus funciones básicas con animaciones en 3D; o realizar la postproducción de sus actividades audiovisuales; e incluso, documentar planos de ingeniería o arquitectura en programas especializados.

Es importante destacar que, a través de algunos programas estatales, el gobierno nacional ha entregado más de 140.000 equipos de última tecnología en diferentes municipios y departamentos colombianos. 

Las posibilidades están dadas para que los procesos pedagógicos sean potencializados con el uso de las nuevas tecnologías. Quienes hacen parte del sector educativo son ahora los encargados de sacarle provecho a estos equipos, no sólo como un medio para tener acceso a información; sino con el fin de alentar a los estudiantes para que adquieran aptitudes, nuevas formas de pensamiento y procesos que les permitan ser parte de las profesiones del futuro.