Se transformó el mundo laboral

  • Recurso Humano

  • Hace 3 meses

  • mayo 4, 2020

  • 3 minutos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

Al día de hoy se sabe que la pandemia producida por el COVID-19 está lejos de terminar. Asimismo, es seguro que el mundo del trabajo nunca va a ser el mismo y, adaptarse a la nueva realidad que se está escribiendo con la emergencia de salud, es la acción correcta e inmediata que deben realizar todas las partes que conforman el mercado laboral.

ManpowerGroup, Randstad NV y el Grupo ADECCO, presenta un informe detallado sobre la situación laboral que se está generando con la pandemia por COVID-19. 

“Cuanto más continúe la situación actual, mayor será el impacto en la economía, y la tasa de pérdida de empleos seguirá incrementándose. El momento de unirse y tomar medidas es ahora. La industria de servicios de Recursos Humanos está pidiendo a otros interesados unir fuerzas para permitir a las empresas y los colaboradores volver a trabajar rápidamente de una manera productiva y garantizando la seguridad para todos” comenta Javier Echeverri Hincapié, presidente de ManpowerGroup Colombia.

Las cifras presentadas son contundentes. Las medidas de aislamiento total o parcial están afectando a cerca de 2.700 millones de trabajadores, lo que representa alrededor del 81% de la la fuerza laboral del mundo y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que para el segundo trimestre del año, 195 millones de empleos se habrán perdido en todo el mundo. 

Hoy se necesitan acciones urgentes para estar preparados y para hacer que las personas vuelvan a trabajar de manera segura cuando sea el momento adecuado. El gobierno colombiano  ha anunciado la apertura de los sectores de construcción y manufactura, como mecanismo de reactivación de la economía. 

Ahora bien, de la información que recopila el informe, las preguntas que surgen son varias, por ejemplo, ¿Cómo será volver al trabajo? ¿Cómo recuperar la economía? ¿Bajo qué condiciones? ¿Quiénes podrán volver a trabajar primero? ¿Qué sectores se reactivarán más fácil? Lo primero a tener en cuenta es que organizar e implementar un regreso seguro al trabajo, en medio o después de la pandemia, plantea desafíos importantes. 

“Nos enfrentaremos a una nueva normalidad en la que el distanciamiento físico, medidas de higiene adicionales, pruebas periódicas y otras soluciones que aún no se ha decidido serán cruciales en el futuro. Para optimizar la seguridad de las personas cuando regresan al trabajo, deben existir directrices, procesos y protocolos para apoyar tanto a empleados como empleadores. Esto tendrá que ser organizado por país, por sector y, en última instancia, por empresa” agrega Hincapié. 

De acuerdo con el reporte realizado por la coalición, los protocolos de salud y seguridad deberán actualizarse para generar una economía temporal impulsada por el distanciamiento físico. Pero más allá que reinventar la rueda, los países, sectores y empresas deberían poder construir sobre las mejores prácticas existentes y compartirlas globalmente. La industria de servicios de Recursos Humanos está lista para ayudar a organizar e implementar esto.

Como respuesta a toda la crisis, esta industria busca brindar apoyo en tres frentes. Primero, ofreciendo la experiencia colectiva adquirida, para fomentar la conexión entre los distintos grupos interesados y apoyando el intercambio de mejores prácticas. Segundo, ayudando a aliviar las preocupaciones de los trabajadores para que no sientan que tienen que sacrificar su salud y seguridad financiera. Y tercero, apoyando a los empleadores, dándoles la confianza de que los protocolos y políticas que tienen implementados están actualizados y en línea con las mejores prácticas en todo el mundo.

Cabe resaltar que, en 2018, 160.000 agencias en la industria de los servicios de Recursos Humanos ubicaron aproximadamente a 58 millones de personas en puestos de trabajo, en una gran variedad de sectores, con el apoyo de 2,4 millones de colaboradores y consultores propios. Estas compañías están activas en todas las naciones y sectores, trabajan tanto para grandes empresas y pymes, y por lo tanto pueden aprovechar las mejores prácticas de países que están por delante de la curva y sectores que permanecieron abiertos.

En el análisis, las tres empresas estudiaron y proyectaron los diferentes escenarios para lograr que el regreso de los trabajadores a las rutinas laborales sea seguro. Los esfuerzos iniciales estarán centrados en compañías de sectores como logística y transporte, automotriz, manufactura, construcción, ciencias de la salud y alimentos. 

“Como queremos lograr niveles aceptables de seguridad y protección, además de limitar el impacto económico, nos enfocaremos en sectores que siguen siendo parcialmente operativos bajo determinadas condiciones como los centros de atención médica o distribución de alimentos o el de transporte de carga. Podemos aprender de estos sectores para ayudar a otras empresas a adaptarse a la nueva normalidad”, puntualiza el ejecutivo.

Pin It on Pinterest