Prevención de incidentes: del modelo reactivo al proactivo

  • Seguridad

  • Hace más de 5 meses

  • junio 26, 2019

  • 1 minuto, 44 segundos de lectura

Analistas han dado a conocer que cuando ocurre una brecha de seguridad, el ciclo de ventas sufre una demora y los clientes se empiezan a preocupar. Cerca de 87% de las compañías hackeadas experimentan atrasos en sus ventas y es probable que vuelva a ocurrir una crisis en 28% de los casos donde ya ha ocurrido.

Por consiguiente, tener un plan de respuesta a incidentes es imperativo en cada una de las organizaciones, pues aunque se presenten de diferentes maneras, los daños que se generan pueden llegar a ser muy devastadores. 

La tendencia en el mercado de seguridad sobre los servicios de respuesta a incidentes es que han pasado de un modelo reactivo, a convertirse en un modelo proactivo, ya que es definitivo y necesario tener una preparación previa en términos de personas, procesos y tecnologías por parte de las organizaciones para poder contener una crisis y remediar la brecha de la manera más rápida posible, afirma Andrés Hernández, Cisco LATAM Security Services Sales Consultant

“Es por esto que es importante contar con la flexibilidad y disposición de profesionales en ciberseguridad con conocimientos puntuales en temas como análisis forense, análisis de malware, ingeniería reversa, inteligencia de amenazas, soluciones llave en mano y soluciones de seguridad de clase mundial para frenar cualquier crisis de seguridad”, agregó.

Por lo tanto, en la idea de ser proactivos debemos tener un plan bien establecido orientado junto con los objetivos del negocio, playbooks para los ataques que hayan sido identificados mas críticos para la organización, esquemas de comunicación entre las diferentes áreas y responsables a todos los niveles dentro de la misma, realizar evaluaciones del estado actual de su plan de respuesta a incidentes, ejecutar simulacros para poner a prueba dicho plan, así como la ejecución de evaluaciones de compromiso o evaluaciones de caza de amenazas para encontrar indicadores de compromiso.  

También tendrá la opción de poder fortalecer o madurar las fortalezas y habilidades de su personal de seguridad mediante entrenamientos básicos, intermedios o avanzados en temas de ciberseguridad, en donde no solo se les enseñará a pensar desde el punto de vista del rol de defensa, sino que también los llevará al punto de vista del atacante, utilizando una plataforma virtual que se basa en las condiciones del mundo real, y de esta manera, permitirá a los participantes aprender sobre los últimos métodos de explotación de vulnerabilidades, uso de herramientas, procesos de CSIRT (Computer Security Incident Response Team) y técnicas avanzadas para mitigar y/o eliminar amenazas.

Pin It on Pinterest