Premio por creación de lana Vegana

1 minuto, 47 segundos de lectura

Cuatro estudiantes de la Universidad de los Andes fueron los ganadores del Biodesign Challenge, un premio avalado por Peta (People for the Ethical Treatment of Animals, por sus siglas en inglés), la marca Stella McCartney y la corporación Stray Dog Capital.

Los estudiantes Ana Laura Andrade, Iván Caballero, Moises Hernández y Manuel Ortiz, bajo la dirección de Giovanna Danies y Luz Alba Gallo, y la colaboración de Carolina Obregón y Johann Osma, profesores e investigadores de la Universidad de los Andes, recibieron el Premio PETA que incluye una visita de una a dos semanas a las instalaciones de Stella McCartney en Londres.

El proyecto premiado se denomina WOOCOA y consiste en una lana vegana compuesta de fibras de cáñamo y coco, tratadas con enzimas extraídas de la orellana Pleurotus ostreatus, una especie de hongo comestible.

La entrega del premio se llevó a cabo durante el tercer encuentro del Biodesign Challenge, realizado en el Museo de Arte Moderno, MOMA, en la ciudad de Nueva York. Entre los competidores quedaron de finalistas tres equipos de diseñadores del Maryland Institute of Art, Fashion Institute of Technology y de la Universidad de los Andes que compitieron por el premio PETA para la creación de una lana vegana.

El Departamento de Diseño de la Universidad de los Andes empezó a ofrecer cursos en el área de Biodiseño en el 2017.

Desde entonces, muchos estudiantes de la Universidad han expresado su interés por este nuevo campo. Uno de los cursos, Estudio 7: Biodesign Challenge, es dictado por la profesora Giovanna Danies, bióloga y microbióloga y Luz Alba Gallo, quien es diseñadora.

Cuando PETA anunció el Premio a la creación de una lana libre de animal, Giovanna y Luz invitaron a Carolina Obregón, profesora del Departamento de Diseño de la Universidad de los Andes y experta en sostenibilidad con enfoque en moda y textiles a dar una charla en la clase.

Después de eso, un grupo expresó su interés en participar en este complejo reto y, desde entonces, Carolina se unió al equipo. En el camino, WOOCOA necesitó utilizar una enzima para debilitar la lignina presente en las fibras para hacerlas sentir más suave. Fue aquí cuando Johann Osma, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad de los Andes y miembro de diferentes compañías biotecnológicas que producen enzimas, se unió al grupo.

WOOCOA es un claro ejemplo de cómo un trabajo interdisciplinario en un contexto académico y colaborativo con la industria puede llevar a cabo un proyecto exitoso que es tanto creativo como pionero.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This