Planes de ampliación de red mundial satelital

  • Infraestructura

  • Hace 2 semanas

  • enero 5, 2021

  • 3 minutos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

Inmarsat celebra el quinto aniversario del servicio Global Xpress (GX), la red de banda ancha de alta velocidad mundial  que apoya a las principales industrias, mejorando la forma de trabajar de los usuarios del sector marítimo, la aviación, los gobiernos y las organizaciones humanitarias, entre otros.

Suministrada a través de una constelación de satélites geoestacionarios, en la que cada satélite ofrece una cobertura de un tercio del planeta, Inmarsat anunció que la red GX había alcanzado una cobertura mundial el 4 de enero de 2016. En los cinco años siguientes, se han añadido redundancia y capacidad adicional para apoyar a las regiones de crecimiento de gran demanda en forma de GX4 y GX5. Este último comenzó su servicio comercial el 10 de diciembre de 2020 en Europa y el Oriente Medio.

Rupert Pearce, CEO de Inmarsat, dijo: “Global Xpress ha tenido un gran impacto en múltiples industrias en los últimos cinco años, pero el servicio apenas ha comenzado a demostrar sus capacidades. Cuando nuestra red global de socios y clientes adoptan GX, lo hacen como una inversión a largo plazo y creemos que es nuestra responsabilidad asegurarnos de que este compromiso esté protegido”. Por esta razón, y para asegurarnos de que ofrecemos capacidad adicional antes de la curva de demanda, estamos en el proceso de cumplir con la hoja de ruta tecnológica más ambiciosa, la mayor estrategia de inversión totalmente financiada de nuestra historia.

“Esto no solo supondrá un aumento transformador de la capacidad GX, sino que también garantizará que, al asegurar la compatibilidad hacia atrás, nuestros socios y clientes tengan acceso a una nueva generación de capacidades GX y a velocidades de banda ancha cada vez mayores, que incluirán los primeros servicios de banda ancha dedicados del mundo para la región del Ártico”.

GX sirve a organizaciones y gobiernos de todo el mundo y hoy en día se considera el estándar de oro para la conectividad global de banda ancha móvil. Operando en la banda Ka, Global Xpress también se integra perfectamente con la red de banda L de Inmarsat para ofrecer una conectividad potente y excepcionalmente fiable en cualquier momento y lugar.

Otras cargas útiles avanzadas en banda Ka (GX6A y 6B) también se alojarán en los satélites de banda L de la próxima generación de Inmarsat-6 (I-6), cuyo lanzamiento está previsto para 2021 y 2022. Los satélites de comunicaciones móviles más potentes y flexibles jamás desarrollados por Inmarsat, la flota I-6, junto con la tecnología avanzada de infraestructura terrestre, apoyarán la mejora de los dispositivos y servicios para los usuarios.

La red Global Xpress también será mejorada con nuevas capacidades para el Ártico. En asociación con Space Norway y su filial Space Norway HEOSAT, se colocarán dos cargas útiles de satélite – GX10A y 10B – en órbitas muy elípticas (HEO), lo que garantizará una cobertura continua por encima de los 65° de latitud norte. Se trata de las primeras y únicas cargas útiles de banda ancha móvil de alta velocidad del mundo dedicadas a la región del Ártico, que tendrán la capacidad de dirigir la capacidad de multi-haz y alto rendimiento en tiempo real a las zonas de mayor demanda, y se integrarán sin problemas en la red GX existente y prevista.

A raíz de estos acontecimientos, una nueva generación de satélites Global Xpress, GX7, 8 y 9, supondrá un cambio radical en la capacidad combinada de la flota de GX. La primera constelación definida por programas informáticos para la conectividad móvil mundial, cada uno de los satélites de las series GX7, 8 y 9 ofrecerá el doble de la capacidad total de toda la red GX actual en servicio (GX1-5). 

Su capacidad de generar simultáneamente miles de haces puntuales independientes de diferente tamaño, ancho de banda y potencia que pueden reconfigurarse y reposicionarse en todo el mundo significa que Inmarsat podrá responder a los picos de demanda de los clientes de manera instantánea y con precisión milimétrica, y apilar capacidad superpuesta sobre los puntos calientes regionales.

Además de estos avances en el espacio, el programa de transformación también incluye mejoras en la red terrestre GX, que permitirá la plena integración de cada generación de satélites GX para formar una red de alta seguridad, interoperable y de altísimo rendimiento. 

Los futuros satélites GX que ofrecen nuevas capacidades pueden añadirse a este marco dinámico a medida que crece la demanda del mercado y la innovación tecnológica abre nuevas oportunidades.