La revolución de las telecomunicaciones se ve en todas las industrias que operan dentro de la economía de Internet y están creciendo a un ritmo más conservador que hace 10 años, cuando países emergentes como Colombia y sus pares en América Latina presentaron un progreso más dinámico. Esto se debe a la necesidad de que los ciudadanos tengan un internet de mejor calidad y más rápido.

Por: Luis Fernando León, Gerente Comercial para la Región Andina de Corning

En Colombia, esta tendencia es aún más evidente. El mercado de telecomunicaciones no ha crecido desde hace un año y medio, lo que ha afectado al resto de la cadena, deteniendo el crecimiento de los proveedores de Internet, con los que hemos estado trabajando mano a mano, ofreciendo mejores servicios a todos.

En varios escenarios se nos ha preguntado sobre la expansión del sector de Proveedores de internet, pero, como es la tendencia, en el futuro inmediato es poco probable que aparezcan nuevos actores en los países latinoamericanos. Sin embargo, las grandes empresas que ya operan en este lado del mundo seguirán expandiéndose a medida que los gobiernos locales continúen abriendo espacios para que más personas tengan un servicio de banda ancha de calidad.

El principal desafío que enfrentamos hoy en día en países como Colombia y Perú es encontrar los recursos para construir las redes de distribución y acceso que llevan fibra óptica a los hogares. Los gobiernos han dado señales con la firme intención de aumentar el acceso a internet en cantidad y calidad. Colombia ha sido un ejemplo en América Latina a través de su expansión en el Plan Vive Digital, pero aún hay un largo camino por recorrer.

Desde 1999, Colombia comenzó a construir una red nacional de fibra óptica, un ambicioso plan que se ha ampliado dos veces en los últimos años. Ahora, para los próximos pasos, una vez que la red de transmisión ofrezca una cobertura muy buena, el foco de expansión se debe centrar en las redes de distribución y acceso.

Corning ha sido socio de las empresas de telecomunicaciones que han participado en este plan, apoyándolas mediante el suministro de tecnologías de fibra óptica de última generación que facilitan no sólo la instalación, sino también el funcionamiento y mantenimiento de las nuevas redes con las que se implementa el Plan Vive Digital, que pretende multiplicar la velocidad de internet por 20, conectar 700 de los municipios del país, asegurarse de que 50% de las oficinas estatales tengan servicios de internet 4G y garantizar que los centros rurales remotos tengan un sitio público de acceso a la red.

La misión es ayudar a los proveedores de internet de fibra óptica a llegar a cada hogar colombiano. Esto se puede hacer con tecnología preconectada de varios niveles: conectores OptiTap endurecidos, que hacen conexiones ópticas rápidas y pruebas de seguridad, sin el uso de herramientas estándar y la mínima necesidad de personal altamente especializado. El resultado es un despliegue de fibra óptica con alta velocidad y menor costo.

Con este auge de Internet en Colombia, las compañías de telecomunicaciones tienen un papel fundamental ya que la demanda requiere un internet más rápido y de mejor calidad. Para hacer frente a este desafío, los planes de expansión de las empresas deben tener como pilar la tecnología preconectada, ya que proporciona una excelente oportunidad para diferir los gastos y para reducir el Capex.

La información contenida en este artículo no refleja la opinión de Inviarco S.A.S. ni de la publicación Computerworld Colombia.

Comentarios

comentarios

Le puede interesar:  Ley Naranja impulsa la gestión del conocimiento en TIC