La transformación digital para un mundo más sostenible

  • Opinión

  • Hace 1 año

  • marzo 3, 2020

La transformación digital está remodelando las industrias en el mundo. Según el Foro Económico Mundial, para el 2022 se digitalizará más del 60% del PIB mundial y se estima que el 70% del nuevo valor creado en la próxima década se basará en plataformas habilitadas digitalmente. 

Por: Jennifer Ruch, gerente sénior, Sostenibilidad Equinix

Al mismo tiempo, nuestro planeta enfrenta desafíos críticos como el cambio climático, los desastres naturales y otros riesgos ambientales. Estos riesgos, junto con las crecientes presiones sobre los recursos mundiales, están impulsando la sostenibilidad como un eje principal en las organizaciones.

Los clientes y socios desean comprar soluciones de compañías que puedan demostrar operaciones sostenibles, y ayudarles a “ecologizar” sus propias cadenas de suministro. Los inversores y los índices financieros están cambiando las inversiones hacia compañías con calificaciones más altas en Medio Ambiente, Social y Gobierno (ESG), y esas organizaciones están superando a sus pares. Por ello cuando se trata de reclutar y retener una fuerza laboral de alto rendimiento, las empresas sostenibles están teniendo un proceso más sencillo porque las personas quieren trabajar para empresas que están creando un valor positivo social y ambiental.

Estas tendencias han evolucionado tan rápido en la última década, que no sorprende que el 86% de las compañías de Fortune 500 publicaran informes de sostenibilidad en 2018, en comparación con un 20% menos que hace diez años. Y, como fuerzas gemelas de la transformación digital y la sostenibilidad continúan acelerándose; las empresas buscarán asociarse con líderes de la industria que abogan por la innovación en sostenibilidad y la responsabilidad corporativa.

¿Cómo las tecnologías digitales promueven la sostenibilidad?:

Te puede interesar:  Conectividad privada multi-cloud con proveedores de nube

A medida que aumenta la presión por una mayor responsabilidad ambiental, las tecnologías digitales como la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático (ML), el Internet de las cosas (IoT) y la computación en la nube, están ayudando a las organizaciones a alcanzar los objetivos de sostenibilidad de varias maneras. Algunos ejemplos incluyen:

  • La inteligencia artificial con conciencia contextual está interconectando ciudades inteligentes, mejorando la respuesta a desastres, reduciendo la contaminación del aire, conservando los recursos naturales y las especies críticas; haciendo que las energías renovables sean más asequibles y ayudando a que los edificios sean más ecológicos / eficientes. 
  • Los modelos analíticos y ML están avanzando con precisión en la agricultura / riego y automatizando procesos con impacto ambiental, como la detección de fugas de metano o pronósticos de energía renovable para energía solar y eólica. 
  • La robótica y los ecosistemas de IoT están ayudando a los fabricantes a liberar valor del reciclaje al automatizar la clasificación de desechos electrónicos.

Equinix predice que las innovaciones digitales y tecnológicas como estas, brindarán a las empresas la oportunidad de superar barreras, como la dispersión geográfica de las cadenas de suministro a la complejidad de los materiales del producto. 

Los sensores IoT, el análisis de datos máquina a máquina (M2M) en la nube y los ecosistemas digitales, permitirán a las empresas automatizar el suministro de activos y productos en función de la demanda, garantizar la capacidad de recuperación de la cadena de suministro, y adelantarse a las regulaciones medioambientales que cambian rápidamente.

Ya sea que una empresa busque adelantarse a las regulaciones, extender la sostenibilidad a través de sus operaciones o cadena de suministro, elevar el programa de la responsabilidad ambiental, o abordar el cambio climático y la resiliencia como una estrategia central, elegir el socio adecuado es clave. Y, con el 70% del nuevo valor en la próxima década proveniente de plataformas habilitadas digitalmente, el éxito a largo plazo dependerá de proveedores de centros de datos de colocación neutrales, que estén comprometidos a crecer de manera sostenible.