La evolución de TI: de sector de servicios al corazón del negocio

  • Opinión

  • Hace 2 semanas

  • octubre 15, 2020

  • 3 minutos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

Aunque hablar del impacto de la tecnología en los negocios está lejos de ser algo novedoso, las transformaciones en el último tiempo alcanzaron un alcance inédito. 

Por: Eduardo Maurizi, Senior Partner Account manager, Progress Latinoamérica

Este proceso, potenciado además por la pandemia, fue completamente transversal a los diferentes sectores e industrias: ninguna empresa puede decir hoy que lo digital no está de alguna manera en el centro de la organización. 

Uno de los ejemplos más gráficos es el del sector de TI. Considerado típicamente como un área de servicio a la que se convocaba ante problemas o requerimientos muy específicos, hoy está presente en cada decisión estratégica y está en el centro de cada negocio. 

La pandemia lo puso al descubierto con tres áreas en las que la TI han desempeñado un papel fundamental en los últimos meses: comercio electrónico, modernización de aplicaciones y trabajo desde casa. 

Según un estudio realizado por Progress a 900 líderes de negocios de todo el mundo, la coordinación y la alineación entre el área de TI y el negocio es buena para el 77% de los encuestados, lo que implica una mejora significativa con respecto a anteriores resultados. 

Del mismo estudio surge que las organizaciones tienen un mandato para usar la experiencia digital como una ventaja competitiva. Así lo afirma el 90% de los encuestados en México y el 87% de los relevados en Brasil, lo que comprueba que el fenómeno también es clave en nuestra región. 

Esto es fundamental para uno de los grandes fenómenos de este año en todo el mundo: el boom del e-commerce. El comercio electrónico vive un auge a nivel global, pero con un fuerte impacto en Latinoamérica. Según un estudio de Comscore, las tasas de crecimiento de consumo de minutos en los sitios web de Retail son de doble dígito en México y la Argentina, por ejemplo, y suben fuertemente en el resto de los países de la región.

Vivimos una transición entre el Content Management System y la Digital Experience (DXP), que tiene como eje la necesidad de mantener una audiencia involucrada y activa en su recorrido por el producto digital. 

Se trata de ofrecer experiencias atractivas e inspiradoras, pero también de entender cuál es el camino que usa y cuáles son los marcos que lo permiten. En ese sentido, es clave tomar decisiones basadas en datos de comportamiento bien concretos. En definitiva, el desafío es la personalización del recorrido de cada usuario.

Las empresas hoy más que nunca necesitan que sus aplicaciones sean eficientes y de alto rendimiento. Sin embargo, muchos todavía dependen de sistemas heredados que no pueden satisfacer sus necesidades comerciales y deben modernizarse. 

Según Gartner, la modernización de aplicaciones se refiere a “la migración del legado a nuevas aplicaciones o plataformas, incluida la integración de nuevas funciones para proporcionar las últimas funciones a la empresa”. Las aplicaciones modernas reducen los costos, aumentan la productividad y mejoran la satisfacción del cliente: hacen que todo el negocio sea más exitoso.

El fenómeno del home office, posible gracias a la evolución de la tecnología, es el tercer aspecto clave que está convirtiendo la TI en un eje empresarial indispensable. El monitoreo de la red y la identificación temprana de problemas cuando los empleados trabajan desde casa pueden evitar problemas de seguridad graves.

En este sentido es que el seguimiento de los flujos de trabajo y la prevención de la caída de los VPN se convirtieron en cruciales, ya que garantizan la continuidad de las tareas. 

Nunca fue tan importante entender qué herramientas son esenciales para que los trabajadores puedan cumplir con sus actividades. Y para eso es necesario realizar monitoreos en tiempo real y establecer alertas en las aplicaciones críticas. Sin una rápida visibilidad del estado de esas herramientas a través de un tablero de control, es difícil asegurar un funcionamiento estable de la faceta digital de una compañía. 

La tecnología está reclamando su lugar en todas las esferas del negocio: las principales prioridades ahora son el comercio electrónico, las experiencias digitales, la modernización y el monitoreo de redes. Que la tecnología hoy esté en el eje de cualquier estrategia es un desafío que requiere estar a la altura de las circunstancias. Y eso significa a veces salir de la zona de confort en términos de procesos y herramientas digitales. Un paso fundamental para adaptarse a contextos cada vez más demandantes.