¿Están listos los hogares para el trabajo remoto?

  • Teletrabajo

  • Hace 2 semanas

  • septiembre 16, 2020

  • 4 minutos, 42 segundos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

El trabajo remoto ha sido el centro de atención en los últimos meses debido a que con la situación de la pandemia de COVID-19 muchos empleados comenzaron a trabajar desde sus hogares; sin embargo el teletrabajo ha sido una tendencia durante décadas. 

La compañía Global Workplace Analytics descubrió que el trabajo regular en el hogar creció 173% entre 2005 y 2018, un 11% más rápido que el resto de la fuerza laboral. Existen diversas razones que impulsan este resultado, entre ellas están el desarrollo de tecnologías pensadas en la colaboración en línea, ahorro de costos, sostenibilidad, mayor productividad, preferencia de los empleados por modelos de trabajo más flexibles y más.

Ciudades inteligentes + hogares inteligentes  

Colombia no es la excepción al aumento de la modalidad de teletrabajo. Según el Ministerio del Trabajo, cerca de cuatro millones de ciudadanos están trabajando desde casa, sin embargo, mientras la modalidad de teletrabajo crece, ¿qué significa eso para el espacio de laboral en el hogar? 

La premisa básica de una ciudad inteligente es que aprovecha la inteligencia de las tecnologías de datos y comunicación para proporcionar mejores servicios y calidad de vida a sus ciudadanos. En la actualidad, las ciudades empiezan a interconectarse con mayor efectividad y eficiencia denominándose así ciudades inteligentes, de la misma manera el concepto de hogares inteligentes, también cobra relevacia. 

El SmartHome es un espacio que aspira a objetivos similares a los de la SmartCity, pero en una escala mucho más pequeña, donde los “ciudadanos” son los propietarios y la “ciudad” es el hogar. La mayoría de los hogares, incluso si son inteligentes, no están conectados de manera inteligente a sus ciudades, pero imagínense si lo estuvieran. 

Escenarios como estos serían posibles:

    • Alexa o Siri se darían cuenta de que estás en reuniones consecutivas hoy y te preguntaría si deseas programar un Uber Eats de tu restaurante favorito para esta noche, solo necesita confirmar si lo entregará en tu oficina u hogar.
    • Al despertar, el Asistente de Google te notifica que la calidad del aire local es mala, por lo que es posible que desees trabajar desde casa hoy. Si decides hacer eso, el asistente reprograma automáticamente todas sus reuniones en persona para ampliar las reuniones del día.

Desafíos con esta visión futurista del trabajo

Algunos estudios de 2018 del World Economic Forum señalaban que para el 2030 un total de 75 millones de empleos se eliminarían debido a la automatización, mientras que para el mismo año se crearían 133 millones de nuevas funciones, es decir, se consideraba que la tecnología sería la responsable de una revolución con la eliminación y creación de miles de nuevos trabajos.

Aún quedan obstáculos para la visión descrita anteriormente. La mayoría de los dispositivos están altamente integrados con la plataforma basada en la nube del fabricante, lo que genera problemas con la interoperabilidad y el bloqueo del proveedor, así como el soporte del ciclo de vida. ¿Qué valor tiene un dispositivo doméstico inteligente si se suspende su servicio en la nube? En muchos casos, ninguno y varios ya han quedado en el camino.

La privacidad de los datos también es un gran desafío. Muchos usuarios están preocupados por el uso inadecuado de los datos por parte de los fabricantes de dispositivos. Una encuesta realizada por Investor’s Business Daily de 902 adultos de EE. UU. Encontró que el 70% de los encuestados estaban preocupados por su privacidad con los altavoces inteligentes, independientemente de si poseían uno o no. [ii] A esto se suma, un estudio de privacidad de datos de IoT realizado por Northeastern University, y el Imperial College London, donde se descubrió que casi el 90% de los 81 dispositivos que estudiaron compartían datos con terceros completamente ajenos al fabricante original. Además, los datos compartidos eran extensos y no seguros: el 37% de los dispositivos lo compartían como un archivo de texto sin cifrar. [iii]

Cómo la industria está abordando estos desafíos

Te puede interesar:  Líderes de RR.HH. cambian prioridades de negocio

Una forma de abordar muchos de estos desafíos es desconectando el dispositivo de su plataforma en la nube. Cada vez más dispositivos inteligentes pueden funcionar en modo autónomo con la inteligencia artificial (IA) suficiente para manejar cargas de trabajo específicas. Un termostato inteligente no necesita tener el vocabulario completo de Alexa para cambiar la temperatura en un hogar.

Las unidades de microcontrolador (MCU) habilitadas para AI y el aprendizaje automático pequeño (Tiny ML) para el borde están habilitando cargas de trabajo de IA en el dispositivo, como el reconocimiento de objetos, servicios habilitados para voz y procesamiento de lenguaje natural. Algunos de estos dispositivos también pueden permitir que los usuarios decidan si desean conectarse a la nube para obtener características y funciones adicionales o no.

Los nuevos estándares y soluciones para la conectividad inalámbrica también están abriendo la puerta a una mayor seguridad para los dispositivos de Internet de las cosas (IoT) de varias maneras, que incluyen:

  • Citizens Broadband Radio Service (CBRS) es un espectro recientemente designado para uso compartido de banda ancha inalámbrica que no requiere una licencia. Eso facilita a las organizaciones construir sus propias redes privadas 4G / 5G. Un consorcio de empresas también ha desarrollado un conjunto de estándares CBRS para certificar la interoperabilidad y seguridad de los dispositivos.
  • Wi-Fi 6 habilita la certificación Wi-Fi Protected Access 3 (WPA3), que incluye un cifrado más robusto y una administración de claves mejorada que WPA2 para una mejor protección de datos.
  • El corte de red 5G permite a los operadores crear múltiples redes virtuales sobre una sola infraestructura física común. Cada segmento es una red privada de extremo a extremo separada que se puede personalizar para abordar diferentes casos de uso y mecanismos de seguridad.

Implementar ciudades y hogares inteligentes y seguros

Te puede interesar:  “Zoom” a la seguridad

Para que una visión inteligente de ciudad inteligente / oficina / hogar se convierta en realidad, el intercambio de datos seguro debe realizarse entre múltiples fuentes y jugadores: usuarios, dispositivos, fabricantes, municipios, nubes, propietarios de aplicaciones y más.

Brindar una experiencia perfecta requerirá una arquitectura de IT distribuida donde los datos se puedan intercambiar y procesar de forma segura en el borde digital con modelos de gobierno que aborden las preocupaciones de privacidad de datos. 

Las soluciones de interconexión privada neutrales para proveedores, como las de Platform Equinix®, pueden ayudar a garantizar que los datos y las percepciones compartidas entre varias entidades se intercambien de manera segura a través de conexiones de alta velocidad y baja latencia.

Fuentes:

[i] Global Workplace Analytics, Latest Work-At-Home/Telecommuting/Mobile Work/Remote Work Statistics.

[ii] Investor’s Business Daily, Consumers Worried Smart Speakers Spying On Them, But Ignore The Risk, Abril de 2019.

[iii] CPO Magazine, Smart Devices Leaking Data To Tech Giants Raises New IoT Privacy Issues.Octubre de 2019