Durante los últimos años, el e-commerce en América Latina experimentó un crecimiento. En Chile, el comercio electrónico facturó cerca de 4.300 millones de dólares, cifra que duplica la registrada un año anterior. Colombia registró más de US$3.500 millones y Perú US$ 1.250 millones, un 16% y 25% superior al año anterior, respectivamente.

No obstante, según el informe de KPMG, Latinoamérica es la región con menor número de compras per cápita realizadas al año, 9.2 por debajo de la media del resto de zonas encuestadas, entre 18 y 19.

Por otra parte, el consumo de productos importados en la región registra un 44%, cifra que está muy por encima de Norteamérica, con un 14% y Europa con un 15%. El dispositivo preferido para realizar este tipo de compras es el computador, con 59% de respuestas.

“Uno de los principales desafíos de las estrategias de e-commerce, sobre todo en nuestra región, es generar confianza en los clientes que se animan a probar por primera vez esta nueva modalidad de compra. Es por eso, que las tecnologías que permiten entregar una experiencia consistente y a la altura de las expectativas del nuevo cliente digital, son fundamentales” dijo Felipe Schwartzmann, director Latinoamérica en Interactive Intelligence, “A medida que surgen nuevos canales de interacción, las empresas tratan de incorporarlos, muchas veces sin analizar qué hace especial a cada uno de ellos”.

 

Comentarios

comentarios

Le puede interesar:  Alianzas en comercio electrónico