El camino de la Transformación

  • Negocios

  • Hace más de 2 días

  • noviembre 9, 2019

  • 2 minutos, 27 segundos de lectura

El proceso de transformación digital que viven las empresa, forzadas por el avance de la tecnología, debe manejarse con mucho cuidado y, ojalá, con conocimiento de lo que puede esperarse y de lo que debe saberse, para evitar frustraciones.

Esta es la primera conclusión que se saca del desayuno de trabajo realizado por DXC con el apoyo de IDC, en Bogotá, el 7 de noviembre. El evento contó con la presencia de Ricardo Ferreira, presidente de DXC para Suramérica, Roberto Contreras CTO de DXC,  para LA, y Juan Carlos Villate, gerente de consultoría de IDC Colombia, amén de otros expositores, quienes presentaron su visión de lo que debe ser el proceso de Transformación Digital, DX, en las organizaciones.

Uno de los efectos de dicho proceso es la aparición de “unicornios”, es decir, empresas innovadoras emergentes que superan el millon de dólares en su valoración. En el continente americano hay 177 unicornios, de los cuales 172 están en Estados Unidos, país donde se ha originado esta ola. Hay uno en Canadá, dos en Brasil y dos en Colombia, lo que nos coloca en una posición de liderazgo regional. Estas empresas valen mas de 1.2 millardos de dólares.

Este proceso de transformación cobija tanto a clientes y empleados, como a los procesos y  a la tecnología. Existen algunas tendencias claves en este proceso: la analítica, la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje de máquina; el procesamiento en la periferia (Edge); Big Data; la nube; la naciente economía digital. Además, ciertas tecnologías como block chain, Smart Robots, la IA misma y el IoT, todas acelarando el cambio.

Para Juan Carlos Villate, gerente de Consultoría de IDC Colombia, existen dos tipos de empresas frente al proceso de transformación: los “determinados”, que iniciaron el camino con un cambio cultural en la organización, tienen una única estrategia de DX, una única plataforma y obtienen un valor inherente al proceso. Estos suman un 46%.

El otro 54% corresponde a los “trastornados”, empresas que sufren de parálisis cultural, maneja un ROI por proyecto, tienen una estrategia para cada línea de producto y generan islas de innovación.

Obviamente, el ideal se encuentra más cerca de los determinados, quienes obtienen mayores éxitos y se proyectan como las empresas del futuro, ya. Para los trastornados se aconseja revisar el proceso, iniciar un cambio cultural profundo y, si es del caso, asesorarse sobre las mejores prácticas en este camino, si quieren obtener o conservar su liderazgo.

Por su parte, Ricardo Ferreira, presidente de DXC para Suramérica, resaltó el papel de DXC como empresa de consultoría y acompañamiento en los procesos de transformación digital y la definió como “una empresa agnóstica, de servicios y totalmente independiente. Trabajamos con los socios en soluciones end to end. Hay un trabajo fuerte con los jóvenes, los emprendedores, star ups, y Fintech, en la creación de una mentalidad digital y en la integración de componentes que pueden ser generados en cualquier lugar del mundo;  nos encargamos de armar el lego”.

Para Ferreira, Colombia es el segundo mercado de la región, con buenas iniciativas y talento, lo que lo convierte en un mercado muy atractivo. En general, Latinoamérica está en ascenso y muestra un panorama atractivo en la adopción de nuevas tecnologías. Se calcula que para el 2022, el 50% del PIB de la región será generado por empresas digitalmente transformadas. Así mismo, el 70% de los gastos en TI en LA irán a tecnologías de 3ª plataforma, de acuerdo con IDC.

Pin It on Pinterest