Convergencia y preparación para el futuro de los edificios inteligentes

  • Infraestructura

  • Hace más de 7 meses

  • enero 25, 2019

  • 5 minutos, 36 segundos de lectura

Este año los edificios inteligentes pasarán a ser edificios “super” inteligentes, lo que requerirá aprovechar todos los datos disponibles de los nuevos sistemas.

Muchos de los conceptos populares para la industria sobre los que se habló el año pasado continuarán en 2019 y serán el motor de cambio en los Edificios Inteligentes: datos, Internet de las cosas (IoT), conectividad inalámbrica y Mobile Edge Computing (MEC); cableado y los estándares serán los mayores impulsores. Todos estos conceptos llevarán a la convergencia y la necesidad de preparación, al tiempo que los edificios inteligentes se convierten en la base de los campus y ciudades inteligentes.

2019 será un año de preparación y convergencia, ya que los propietarios y administradores de edificios deberán sentar las bases para futuros desarrollos que les ayuden a abordar estas tendencias.

Los datos son clave para la transformación

“El año pasado, discutimos la importancia de la integración para transformar un edificio inteligente en un edificio “super” inteligente. Sin embargo, la llegada de la IoT significa que ya no se trata sólo de la integración de redes y conectividad, sino también de la tecnología que las complementa”, mencionó Jaxon Lang, Senior VP de CommScope Connectivity Solutions. “Los sensores de IoT, por ejemplo, pueden determinar grandes volúmenes y variedades de datos a los que actualmente no tenemos acceso, pero que pronto necesitaremos”.

Después de todo, pasar de un edificio inteligente a un edificio “super” inteligente requerirá aprovechar todos los datos disponibles de estos nuevos sistemas, muchos de los cuales aún no se han implementado, así como de todos los datos de los sistemas heredados del edificio, para después usarlos para tomar decisiones que optimizarán el buen funcionamiento y el mantenimiento de ese edificio.

Aunque se pueden hacer algunas suposiciones acerca de cómo se desarrollará esto, es imposible saber con certeza qué es lo que se avecina. El mejor consejo que los dueños de los edificios de negocios pueden tomar es que implementen los sistemas y la infraestructura que obtendrán los datos, y que sean lo suficientemente flexibles como para permitirles utilizarlos a medida que otros sistemas estén disponibles en el futuro. En lugar de intentar adivinar qué solución de análisis adoptará el mercado, la mejor estrategia será permitir que un edificio genere tantos datos como sea posible, configurando así la flexibilidad actual para las plataformas de análisis del futuro.

Conectividad inalámbrica

A medida que IoT continúa evolucionando y generando datos, los fabricantes y proveedores ofrecerán una gran variedad de diversos tipos de dispositivos para todo, desde conectividad básica hasta recolección de datos y una convergencia de tecnologías.

“Los requisitos de latencia ultra baja de algunos de estos dispositivos, así como las redes inalámbricas y cableadas que los habilitarán, verán la creciente adopción de MEC, donde la capacidad de cómputo y almacenamiento se acerca al borde de la red. Aunque muchos dispositivos IoT, como los sensores, pueden no requerir mucho ancho de banda, todos requerirán conectividad a la red. Por lo tanto, veremos el crecimiento continuo de la conectividad inalámbrica dentro de los edificios, tanto de redes Wi-Fi como de redes celulares, especialmente ahora que la 5G es inminente. Soportar el avance de 1Gbps a 7-8Gbps de rendimiento por usuario, que es uno de los casos de uso de 5G, dicta que los propietarios de edificios comerciales actualicen su infraestructura Ethernet CAT5 existente a CAT6A. Es probable que las señales 5G usen frecuencias más altas que no penetren bien en los edificios, por lo que los propietarios de edificios necesitarán la infraestructura de CAT6A para que los sistemas inalámbricos internos admitan conectividad 5G”, complementó Jaxon Lang.

Avances de tecnología y estándares de cableado

Las tendencias inalámbricas pueden determinar las necesidades de cableado para edificios, sin embargo, la potencia es otro elemento que está dictando cambios en éstos. En septiembre de 2018 se realizó la definición del último estándar de cuatro pares de potencia sobre Ethernet (PoE), IEEE 802.3bt, que introdujo dos tipos de alimentación adicionales: Tipo 3, de hasta 55W, y Tipo 4, de entre 90W y 100W. Como resultado, se puede esperar una proliferación en el número de dispositivos más preocupados por la entrega de energía a través del cableado estructurado en lugar del ancho de banda.

Los estándares globales como estos serán cada vez más importantes en un cada vez más creciente mercado global; después de todo, diferentes regiones tienen distintos requisitos. Sin embargo, con un enfoque de la tecnología basado en estándares y su implementación, además de organismos como IEEE que mantiene una presencia global y una conciencia cultural, será posible que las empresas compitan en un contexto relativamente nivelado sin dejar de ser lo suficientemente flexible para comprender las diferencias regionales.

Aumente la convergencia

Muchos operadores ya han comenzado el camino hacia la convergencia de la tecnología inalámbrica y cableada, y esto está programado para continuar en 2019 y más adelante. A medida que las redes inalámbricas se vuelven más frecuentes, por ejemplo, tendrán que unirse con sus contrapartes cableadas, cuyos componentes tienden a estar involucrados en el backhaul.

Para Jaxon Lang: “Los desarrollos en la tecnología PoE, como se mencionó anteriormente, verán una convergencia entre la entrega de potencia y el ancho de banda, además de una convergencia de soluciones de automatización de edificios, como la Gestión Automatizada de la Infraestructura (AIM) en la red cableada. Si bien estas soluciones suelen estar conectadas por enlaces propietarios, podemos esperar un cambio a la conectividad basada en Ethernet, ya sea por cable o inalámbrica”.

Todo comienza con la preparación

A pesar de que se ha hablado de muchas de estas tendencias este año, vemos el 2019 como un año de preparación antes de que muchas de ellas alcancen todo su desarrollo. Ya sea sentando las bases para la infraestructura inalámbrica y cableada, para el análisis de datos o para el cableado dentro de un edificio, hoy se toman decisiones para los edificios que estarán disponibles por otros 20 años. Los desarrollos en curso, como IoT, 5G, MEC y los nuevos estándares en PoE significan que la tecnología está cambiando rápidamente y que no siempre es posible predecir qué deparará el futuro; por lo tanto, es importante que este trabajo de base proporcione la mayor flexibilidad para las tecnologías y aplicaciones que se avecinan.

Construcción inteligente, campus inteligente, ciudad inteligente

La preparación para la transformación comienza en los edificios y crece hacia campus inteligentes e incluso hacia ciudades inteligentes, ya que existe un nivel de integración entre edificios, campus y ciudades inteligentes. La evolución de los edificios inteligentes a los edificios “super” inteligentes se está extendiendo a los campus inteligentes como edificios múltiples o centros comerciales de uso mixto y representa el último ejemplo de integración en acción.

“Por ejemplo, un edificio inteligente actuará sobre la información provista por los sistemas dentro de él, mientras que un campus inteligente actuará sobre la información provista por cada uno de los edificios dentro de él. Al utilizar redes inalámbricas o fibra óptica para integrar los edificios que lo conforman, se pueden tomar decisiones para la comunidad en general, en áreas como el uso de agua y electricidad. La construcción de estas redes y su integración en cada etapa generará más datos, lo que permitirá tomar decisiones cada vez mejores. Este mismo proceso para la construcción y los campus se convierte en ciudades inteligentes donde todos los datos y la información recopilada se utilizan para proporcionar servicios inteligentes y seguridad para los ciudadanos.

Para los propietarios y administradores de edificios, el 2019 será un año emocionante ya que se preparan para el impacto de los datos y el IoT, así como las tendencias inalámbricas y cableadas. Esto impulsará la convergencia de la infraestructura y la tecnología que serán adoptadas por los edificios inteligentes, los campus inteligentes y las ciudades inteligentes”, finalizó Jaxon Lang, Senior VP de CommScope Connectivity Solutions.

Pin It on Pinterest