La tasa de crecimiento del comercio electrónico en Latinoamérica y el Caribe ha convertido a la región en una de las más atractivas en el mundo para el desarrollo de nuevas oportunidades de negocios.

De acuerdo con el estudio “E-Readiness in Latin America” de Euromonitor, se espera que las ventas en línea alcancen un crecimiento del 13% anual entre el 2015 y el 2020.

Aunque en el pasado, el comercio electrónico era asociado exclusivamente a compras por Internet, hoy en día hay muchos dispositivos que lo facilitan y sirven como medios de pagos electrónicos, desde los teléfonos inteligentes o smartphones hasta tabletas, relojes, carros y anillos, entre otros.

Todos estos dispositivos ofrecen a los comercios la oportunidad de contar con nuevas formas de pago, ya que cuentan con la tecnología Near Field Communication (NFC por sus siglas en inglés), que permite realizar pagos sin contacto. Además, las inversiones en infraestructura, como los hotspots Wi-Fi y el incremento en la velocidad de conexión, aceleran la adopción del uso de nuevas tecnologías.

Le puede interesar:  Conozca los hábitos de consumo para hacer negocios

De acuerdo con Lee Araujo, director Sénior de Soluciones para Comercios de Visa América Latina y el Caribe, “Este contexto, sin duda, ayuda a estimular el comercio y los pagos electrónicos, especialmente cuando los comercios continúan invirtiendo en plataformas y aplicaciones móviles. De esta manera, los negocios que ofrecen distintas formas de pago en varias plataformas digitales, tienen una importante ventaja competitiva por sobre aquellos que no lo hacen”.

Con el fin de aprovechar las ventajas de estas nuevas tecnologías, Visa Inc. ofrece una serie de recomendaciones a los comercios para que puedan brindar a sus clientes una mejor experiencia digital en su compra:

1. Estar donde están sus clientes: Es fundamental introducir innovaciones en pagos digitales para fortalecer la capacidad de ventas y atraer a nuevos consumidores, en particular a los millennials, quienes pasan gran parte de su tiempo en línea y en el móvil.

2. Ofrecer a sus clientes una experiencia de venta consistente: Es importante mantener la calidad de la experiencia de compra del consumidor, tanto en las transacciones que ocurren en una tienda física o en línea. Los comercios deben lograr que sus consumidores se sientan igual de seguros y bien atendidos en ambos casos, ofreciendo lo que se conoce como una experiencia omni-canal. Sin embargo, hay que reconocer que el comercio digital requiere de preparación adicional ante posibles fraudes.

Le puede interesar:  Visa nombra vicepresidente de Comunicaciones

3. Incorporar herramientas para ofrecer un comercio digital seguro: Los negocios tienen que mantenerse actualizados acerca de las nuevas tecnologías y tendencias para optimizar cada paso en la interacción con el consumidor final. Estas inversiones tendrán como resultado una experiencia de compra más positiva y segura por parte del consumidor, lo cual derivará en interacciones recurrentes, recomendaciones, y más ventas.

4. Educar a sus clientes sobre la seguridad de compras en línea: Los consumidores latinoamericanos quieren comprar en línea de forma segura y conveniente y los comercios tienen la oportunidad de destacar qué medidas están tomando para ofrecerles una experiencia segura, así como también compartir tácticas que están aplicando para proteger la información de sus tarjetas de pago.

Comentarios

comentarios