Colombia y Chile lideran el teletrabajo

  • Negocios

  • Hace 1 año

  • octubre 16, 2018

  • 3 minutos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

El teletrabajo es una modalidad laboral que está generando impacto en la competitividad de las organizaciones y cambios en la vida de su fuerza laboral y de sus sociedades.

Según la Ley 1221 de 2008 (decreto reglamentario 0884 de 2012) el teletrabajo es una forma de organización laboral que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de información y comunicación para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en sitio específico de trabajo.

En el marco de la conmemoración de los 20 años del Registro Uniforme de Evaluación del Sistema de Seguridad, Salud en el Trabajo y Ambiente para Contratistas, RUC, del Consejo Colombiano de Seguridad, CCS, Jorge Oswaldo Restrepo, presidente emérito de la entidad,  señaló que la meta trazada por el gobierno a través del Pacto por el Teletrabajo, se contemplaba que para finales de 2018 el país contaría con 120.000 personas prestando servicios a su comunidad a través de esta figura. Sin embargo, durante los primeros nueve meses del año, la cifra ya llegó a los 123.000 trabajadores que laboran desde el lugar que desean.

La más reciente encuesta elaborada por la iniciativa empresarial desarrollada para medir la productividad de las empresas a nivel mundial -Great Place to Work- ya empezó a incluir dentro de su encuesta preguntas relacionadas con bienestar, satisfacción y autoestima para los trabajadores que laboran bajo la modalidad del teletrabajo.

A su turno, el abogado especialista en Instituciones Jurídicas de la Seguridad Social, Martín Sánchez Esquivel, explicó que el teletrabajo presenta cinco retos determinantes que en el mediano plazo deberán superarse para garantizar una transformación exitosa del modelo tradicional del trabajo en Colombia, que consiste en:

  1.       Eliminar la igualdad simplista de la regulación laboral. La igualdad de la regulación legislativa para el trabajo tradicional frente al teletrabajo es idéntica; lo que compromete la estabilidad de la actividad pues no reconoce que hay diferencias de fondo entre las modalidades laborales.
  2.       Promover la seguridad y la salud en el trabajo. El hecho de que la ubicación del trabajador sea ajena a la planta física de la empresa en la que labora, genera una serie de retos y oportunidades para garantizar indicadores bajo ese modelo, que le garanticen seguridad y salud al trabajador.
  3.  Establecer unos parámetros que protejan y no comprometan la intimidad a la que tiene derecho el trabajador, aun laborando desde su casa.
  4.  Formular indicadores de competencia para garantizarle a los empleadores y a la industria para que aún bajo esta modalidad, sus empleados cumplan a cabalidad con los objetivos trazados en su contrato.
  5. Trazar unos límites en los que se puedan determinar de manera clara  y contundente, donde empieza y termina una enfermedad general y una enfermedad laboral, dado que los riesgos cambian gracias  de los perímetros de la empresa a los perímetros personales.

Pese a lo anterior, María Clemencia Rueda, médica fisiatra, especialista en ergonomía, destacó que hay que ver la otra cara de la moneda y pensar en que así como el sistema se debe preparar para los nuevos cambios laborales que vienen de la mano con las nuevas tecnologías, también se deben tener en cuenta valores sociales y emocionales que esta figura traerá consigo.

Aunque se genera la oportunidad de que los trabajadores mejoren su calidad de vida a través de ahorro en costos y tiempo en desplazamientos, y su vez puedan utilizar esas horas que gastaban trasladándose hasta sus lugares de trabajo en ejercicio o actividades personales, se genera un riesgo sobre las habilidades sociales de la persona al no tener un contacto con el mundo externo y adquirir malos hábitos como trabajar desde la cama, trabajar en pijama o atender tareas del hogar en el tiempo que le debería dedicar a sus actividades laborales.

Actualmente el gobierno dispuso de una calculadora virtual ubicada en el página www.teletrabajo.gov.co  a través de la cual los empresarios pueden calcular en costos reales, el ahorro que pueden tener sus organizaciones con la implementación del teletrabajo, esto con el fin de sumar a más empresas a esta tendencia mundial que ubica a Colombia y a Chile como los países con más aporte regional a esta figura, seguidos por  Brasil y Argentina.

Pin It on Pinterest