Código abierto, aliado del e-commerce

  • Infraestructura

  • Hace 5 meses

  • junio 4, 2020

  • 1 minuto, 27 segundos de lectura

Convierte a Computerworld Colombia en tu fuente de noticias tecnológicas.

El comercio ha tenido que adoptar distintos canales para continuar con su actividad económica. Para reactivar la economía, el gobierno ha dispuesto de tres días sin IVA durante el 19 de junio y el 3 y 19 de julio, que buscarán generar nuevas compras mediante e-commerce.

El código abierto puede ayudar a que los desarrollos surjan de manera más rápida, corrigiendo, anticipando y aprovechando el software disponible.

Gustavo Ramírez, gerente de Ventas Región Andina de Red Hat explica que “Los comercios tienen que digitalizar el contenido de sus ofertas de una manera más explícita y fácil de identificar la información,  haciéndola dinámica y con menor cantidad de clics. Hoy, los e-commerce más grandes del mundo utilizan tecnologías open source de base, porque utilizan la nube”.

Uno de los desafíos que tienen las empresas al momento de implementar el comercio electrónico en sus ventas, es el sistema de seguridad que va a blindar los datos de seguridad de los clientes como el número de la tarjeta de crédito, el código de seguridad y el ID de los usuarios. 

Suscripciones a software de código abierto como el de Red Hat, contienen una versión que provee parches de seguridad y vigila constantemente el sistema, con el fin de identificar posibles retos de seguridad para que las compañías no tengan que hacerlo de manera individual.   

Con la coyuntura que está viviendo el mundo, el comercio está retado a dar a los clientes una solución rápida para seguir en el mercado y atender cada una de las necesidades de los consumidores. Para seguir en este contacto, es necesario que las compañías utilicen el servicio de nubes para implementar el código abierto en sus procesos. 

Adicional al uso de la tecnología open source, las redes sociales permiten que los productos estén visibles para que los usuarios hagan sus compras a través de canales electrónicos, facilitando su compra y entrega, sobretodo en momentos en que las condiciones de menos contacto son necesarias y vitales para reducir la propagación del virus.