Impacto en el mundo laboral del “learnability”

Impacto en el mundo laboral del “learnability”

El learnability o la aprendibilidad, como se le podría llamar en español, es un término que, aunque en este momento no está referenciado en la Real Academia Española (RAE), está tomando fuerza en los sectores educativos y empresariales de todo el mundo.

Por: Javier Echeverri Hincapié, Country Manager de ManpowerGroup. 

Este concepto está íntimamente relacionado con la curiosidad y la capacidad y el deseo que una persona tiene para aprender, desaprender y reaprender nuevas destrezas y mantenerse empleable a largo plazo. 

Esta es una habilidad que responde a las demandas de los nuevos contextos de la sociedad y del mundo laboral y, a su vez, al acelerado aumento de las innovaciones tecnológicas o lo que hoy conocemos como la «cuarta revolución industrial». Por eso hemos visto, y estamos apoyando, el aumento en la búsqueda de oportunidades de aprendizaje por parte de los colaboradores, quienes quieren estar mejor posicionados en el desarrollo de su carrera profesional. 

Y es precisamente ese éxito profesional el que está determinado por aspectos tan importantes como la capacidad que tienen las personas para adaptarse a los cambios, seguir lineamientos y demostrar responsabilidad y disposición frente a las tareas que les son asignadas. Como bien lo dijo Mara Swan, vicepresidenta ejecutiva de Estrategia y Talento Global de ManpowerGroup, “es hora de ver desde una nueva perspectiva cómo motivamos, desarrollamos y fidelizamos a los empleados. En este entorno, la capacidad de aprendizaje es el pasaje al éxito para empleadores e individuos por igual”. 

A partir de esta premisa, desde ManpowerGroup Colombia tenemos claro que cuando las organizaciones invierten en el desarrollo de sus empleados y actúan como un puente para impartir conocimiento y orientación, están contribuyendo a la creación y el fortalecimiento de nuevas competencias que les permitirán adaptarse a diferentes procesos y tecnologías. Todo esto no genera otra cosa sino la retención del talento, el fortalecimiento del rendimiento laboral y una solidez a la hora de tomar decisiones internas en la organización. 

Muchos estudios han demostrado que la empleabilidad, entendida como la capacidad de obtener y mantener un trabajo, ya no depende de lo que se aprendió en la academia, sino del aprendizaje en la práctica diaria. El nuevo año está a la vuelta de la esquina, y con él llegarán una serie de retos en materia de tecnología e innovación, por lo que las empresas están buscando empleados con capacidades específicas como inteligencia creativa, inteligencia emocional e inteligencia cognitiva. 

Bajo este panorama, el objetivo de las organizaciones debe estar encaminado hacia el fomento de una cultura de aprendizaje que no cambie todo, sino que evolucione a través de los conocimientos anteriores y que siempre mire hacia el futuro. Esto, sin duda alguna, es uno de los valores que miran los trabajadores a la hora de postularse para un puesto de trabajo. 

Invitamos entonces a los directivos y los líderes a seguir reconociendo y recompensando habilidades como el learnability en sus empleados, pues sólo así impulsarán su compromiso y fortalecerán sus competencias. 

Medellín, camino hacia una “ciudad inteligente”

Medellín, camino hacia una “ciudad inteligente”

Ciudades como Medellín enfrentan día a día grandes desafíos en cuanto a la movilidad, seguridad, salud, educación, bienestar, turismo y entretenimiento. Su crecimiento urbano -según el Dane se espera que en el 2020 habiten aproximadamente tres millones de personas-, ha influido. De hecho, es una muestra de lo que se vive a nivel nacional, donde el número de personas que vive en las ciudades sigue aumentando.

Por: Isam Hauchar, director ejecutivo Unidad de Empresas y Negocios de Claro

De acuerdo con cifras del Banco Mundial, para el 2014 se estimaba que cerca del 74% de los colombianos vivía en ciudades. Frente a este panorama, el concepto de “ciudades inteligentes” ha surgido como una solución a estas problemáticas y emerge como una opción real para la segunda urbe más importante de Colombia.

¿Por qué? Porque es un desarrollo urbano sustentable que responde de forma adecuada a las necesidades de los diversos actores que la conforman como las instituciones públicas, empresas privadas, que buscan mejores servicios y condiciones de vida para quienes las habitan, con mayores oportunidades de negocio para las compañías y en administraciones más eficientes. Por ello, hoy se requiere de cocreación en los modelos de negocio que se establecen entre todas las partes.

En este sentido, las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) juegan un papel importante en estas “ciudades inteligentes”. Por ejemplo, la suma de las sólidas redes de proveedores de comunicaciones como las de Claro y Hitss con soluciones Cloud, el Big Data, las redes 4.5G y una imaginación ilimitada, nos da como resultado el Internet de las Cosas (IoT), integrando así personas, procesos, cosas y datos de forma segura, que ofrecen una mejor toma de decisiones y logran optimizar en el uso de los recursos, tanto personales como públicos.

Así, los semáforos inteligentes permiten que se determinen zonas de alta congestión para agilizar el tráfico, los sistemas de iluminación inteligente ahorros energéticos, mayor conectividad, seguridad pública y soporte al instante para beneficio de los ciudadanos. O por ejemplo el turismo, que es de vital importancia para la ciudad –en el 2019 2,5 millones turistas extranjeros visitarán la capital antioqueña– ya que con el IoT este sector se dinamiza, diversifica y vuelve más placentera la experiencia de viajar a través de soluciones como las maletas inteligentes, basureros o baños inteligentes.  

Y qué decir de la educación, la cual se amplía y mejora las formas tradicionales de la enseñanza, con acceso desde cualquier lugar y dispositivo a las mejores universidades del mundo.  Y en este mismo sentido, beneficios ecológicos con la generación, cuidado y aprovechamiento de zonas verdes, así como la prevención de desastres naturales como inundaciones, derrumbes, permitiendo mitigar el impacto sobre las personas y los territorios. En materia de seguridad y movilidad con sistemas inteligentes de botón de pánico, luminarias inteligentes, sistema de cámaras, de identificación facial o sistemas de biometría que permiten identificar y tener un control sobre las diversas situaciones que afectan la seguridad en las ciudades, esto por enumerar algunos de los principales beneficios de una ciudad inteligente.  

Otro estímulo para acelerar este despliegue está marcado por la autosustentabilidad. Las eficiencias que generan soluciones por sí mismas pueden proveer ahorros y/o nuevos ingresos para las entidades administrativas. Dos casos puntuales: mediante la digitalización de la administración de multas vehiculares y su envío automático se incrementa la base de contribuyentes y a través de la iluminación inteligente se pueden generar ahorros entre 50% y 70% de energía eléctrica y disminución del CO2. Esto promueve además, una cultura de mayor civismo y seguridad.

Finalmente, el papel y participación de los ciudadanos es fundamental para apoyar esta evolución. Por eso, es indispensable que entendamos los beneficios que trae esta nueva forma de vivir en una ciudad, así como reportar, respetar y transformarse también en ciudadanos “inteligentes”.

Las competencias internas: 2da Entrega

Las competencias internas: 2da Entrega

¿Cuáles son y cómo nos habilitan para vivir la vida con mayor productividad y disfrute?

Por: Humberto Rueda Armella, socio y director de Experiencias de Happy On

En nuestro artículo anterior, titulado LAS COMPETENCIAS INTERNAS-Qué son y por qué es importante su permanente desarrollo en las empresas (Ver Primera Entrega) introdujimos el concepto de las competencias internas.

Este concepto, desarrollado por Happy On está sustentado en el hecho de que nuestros comportamientos están siempre iniciados en nuestro interior y que, si logramos reconocer y desarrollar estas competencias, seremos capaces de expresarlas a través de nuestros comportamientos o competencias blandas. Más aún, seremos capaces de habilitarnos para vivir nuestras vidas, a nivel personal y profesional, de forma más empoderada y con mayor disfrute.

También vimos que estas competencias son las que necesitamos desarrollar en la era de la transformación digital, donde lo importante no es lo que sabemos, sino lo que somos.

En el presente artículo mencionaremos cuáles son esas competencias internas.

En Happy On hemos identificado tres competencias principales (Conciencia, Aprendizaje y Acción) y 8 competencias secundarias que acompañan la acción (Responsabilidad, Perdón, Resignificación, Confianza, Disponibilidad, Respeto, Flexibilidad y Gratitiud). El nombre de cada competencia lo escogimos porque es el que más se acerca a lo que queremos transmitir, aunque su significado no está necesariamente relacionado con lo definido por la RAE (Real Academia Española).

Las Competencias Internas (Fuente: Happy On SAS – www.happyon.co)

La competencia de la Conciencia es la que nos permite comprendernos a nosotros mismos en nuestras dimensiones física, mental y espiritual, comprender el propósito de la vida, de nuestro trabajo y de cada acción que emprendemos en el día a día, así como comprender nuestra relación con el mundo exterior a nosotros, incluyendo las personas y todas las circunstancias que suceden a nuestro alrededor.

La competencia del Aprendizaje es la que, gracias a la conciencia, nos permite capitalizar todas nuestras experiencias para hacerlas parte de nuestro bagaje de vida, expandir nuestra zona de confort y vivir la vida con mayor disfrute para alcanzar nuestros sueños.

La competencia de la Acción es la que capitaliza la conciencia y el aprendizaje, de forma que podamos fluir en la vida en medio de las diferentes circunstancias, para hacer que las cosas pasen y materializar nuestros sueños, siendo, además, capaces de cambiar las circunstancias cuando esto es posible.

La competencia de la Responsabilidad es la que nos permite asumir nuestra vida, nuestras acciones y todas las consecuencias que se derivan de ellas. Gracias a esta competencia salimos del rol de víctima que a veces adoptamos frente a las diferentes circunstancias que nos desagradan, para pasar a ser actores conscientes y empoderados.

Gracias a la competencia del Perdón nos liberamos de las cadenas del pasado, que no nos permiten avanzar, pues reconocemos que el pasado no lo podemos cambiar. Reconocemos nuestros errores y los errores de los demás, como parte natural de nuestros procesos de aprendizaje y nos enfocamos en lo necesario para que estos no se repitan.

La competencia de la Resignificación nos libera de las creencias que nos alejan de la felicidad y que, por el contrario, nos llevan a ver las circunstancias de la vida como desagradables. Al resignificar nos habilitamos para “Pensar lo mejor, decir lo conveniente y hacer lo necesario”.

La competencia de la Confianza es la que nos impulsa hacia adelante, nos abre los caminos (ser confiables) y nos permite avanzar livianos de equipaje (confiar en la vida). Es el motor de arranque para la acción.

La competencia de la Disponibilidad es la que nos pone en el camino del fluir, al habilitarnos para estar “siempre listos” para cuando nos necesiten. El mundo y las oportunidades echan mano de lo que está disponible, por lo que los que siempre están disponibles son los primeros o los únicos en aprovechar las oportunidades.

El Respeto es una de las competencias que más nos cuesta desarrollar, ya que no solo se refiere al buen trato hacia las personas, animales o cosas, sino, también, al permitir que cada persona viva sus propias experiencias de aprendizaje y crecimiento, sin interferir en sus procesos. El respeto está asociado con “no dar el pescado” y, en cambio, “enseñar a pescar”, para que cada persona sea capaz de hacer las cosas por sí mismo.

La competencia de la Flexibilidad es la que nos permite adaptarnos fácilmente a las diferentes situaciones que nos plantea la vida, siendo capaces, además, de disfrutarlas. Cuando habilitamos esta competencia se nos abren una cantidad inmensa de posibilidades en las cuales nos sentimos bien, cómodos y felices.

La competencia de la Gratitud es la que nos permite elevar nuestra energía para disponernos a capitalizar todas las oportunidades. Gracias a esta competencia, somos capaces de valorar de manera consciente todo aquello que tenemos a nuestro alrededor y que nos permite vivir la vida más fácilmente. También, gracias a esta competencia, somos capaces de agradecer todas las oportunidades de aprendizaje que nos regalan las circunstancias que nos desagradan o nos retan.

Reconocer y desarrollar estas competencias internas, provoca, de manera espontánea y natural, la expresión de comportamientos relacionados con las competencias blandas, tales como el liderazgo, la empatía, la pasión por lo que se hace, la cooperación y la habilidad para comunicarnos de forma asertiva.

En la siguiente entrega profundizaremos en cada una de estas competencias y su valor para nuestra vida profesional y personal.

¡Espérala!

Océano azul para los proveedores de internet

Océano azul para los proveedores de internet

Las ISP necesitan invertir en tecnología e innovación que transforme la empresa.

Por:  Magno Fugisava, Market Manager Solución Laserway e ISP

En la actualidad, el reto para las ISP (Internet Service Provider) está en planificar y pensar en objetivos claros que lleven al éxito de su negocio, y para lograr esto es ideal buscar un socio estratégico que sea proveedor de novedades en tecnología. Las alianzas con grandes empresas e incluso entre las propias ISP permiten potencializar negocios y aprovechar oportunidades que solos no podrían lograr.

Este es el caso de WEST, empresa brasilera que proporciona acceso a internet de alta velocidad, la cual se unió a Furukawa, compañía líder en tecnología de punta para infraestructuras de redes de comunicaciones, para desarrollar diferentes proyectos entre ellos Smart Cities. Esta alianza le permitió a WEST crecer de forma sustentable en el mercado brasilero y navegar en el Océano Azul.

Para tener crecimiento, se necesitan buenas elecciones. En el mercado hay diferentes opciones que, en ocasiones, son atractivas solo por el precio, pero lo que realmente debe ser importante son la calidad en la soluciones, apoyo y soporte en los proyectos.  Adicional, se debe tener en cuenta que las soluciones que se adquieran permita la homologación entre equipos y que el proceso de evaluación permita conocer la visión del cliente

Furukawa ofrece un variado portafolio de soluciones como GPON, que proporcionan conectividad IP y convergencia a los diversos ambientes de cableado estructurado, así como Software de Gestión,  Fiber Mesh y DWDM para aplicaciones en proyectos de ciudad digital.

Las soluciones no triunfan por si solas

Cuando se habla de soluciones, el éxito no solo está en ellas, también esta en la capacitación del personal, puesto que el conocimiento apropiado logra el éxito en el desarrollo del proyecto. El capital humano debe estar en capacidad de atender las necesidades y exigencias tanto del cliente como del mercado. Por esto, es importante tener contacto tanto con la tecnología como con el proveedor y sus servicios.

Las compañías deben entender que la solución para aumentar el número de clientes no está en competir con precio sino en crear diferenciales y alianzas con proveedores y canales del sector de las telecomunicaciones. Por eso es importante saber elegir al socio y serle fiel, ya que estos garantizan el crecimiento de la empresa.

De la mano de un buen socio estratégico, el éxito de las ISP también se logra conociendo las estadísticas: cuántos clientes están activos, en qué área y en qué lugar se encuentran. Un sistema de gestión es muy importante para crecer de la mano con el área comercial. No es estratégico tener una tecnología si no se conoce el tamaño de la operación.

Además, tener un buen sistema de gestión es fundamental ya que los instaladores, el soporte, el equipo de ventas y todos los trabajadores son el alma y tener ese capital humano feliz e involucrado, potencializa el negocio.

Finalmente, todos los canales de atención al cliente son importantes, el chat online, el website, las aplicaciones para Android o Apple y todas las herramientas que crean contacto directo con los clientes.

Del error al aprendizaje

Del error al aprendizaje

Hay algo con la frase “Prueba y Error” que no me convence. En general, la usamos para referirnos a la estrategia que usamos en un contexto complejo o de incertidumbre; cuando no podemos predecir el resultado de nuestras acciones.

Por: Damián Buonamico, consultor y coaching en Kleer.

El “error” es la situación indeseable que nos invita a probar acciones distintas. Pero es precisamente la palabra error lo que menos me gusta de la expresión.

El error llega para demostrar que nos equivocamos. Lo que pensábamos que era de una manera, no lo es. Es fácil centrar la atención en el error. Podemos buscar culpables, convertirlo en una excusa y, si no aprendemos, caer en el mismo error una y otra vez. El error tiene una connotación negativa. Errar no implica aprender.

En cambio aprender es ampliar nuestra capacidad de acción para lograr lo que antes era imposible. Aprender tiene connotación positiva. Es un logro. Hay algo para celebrar.

Para aprender hay que cometer errores. Pero ese paso del error al aprendizaje no es trivial. Requiere adoptar una actitud positiva, consciente y responsable. Por ello, debemos acentuar el aprendizaje y no el error.

Propongo entonces usar la frase “Prueba y Aprendizaje”

Prueba y Aprendizaje invita a considerar el proceso de experimentación científica, conocido como el Ciclo de Deming o PDCA (1-Plan, 2-Do, 3-Check, 4-Act), que podríamos traducir en este contexto como: 1) Tengo una hipótesis, 2) Actúo de acuerdo a ella, 3) Verifico los resultados obtenidos 4) Aprendo en base a ello para ajustar mi estrategia.

Con Prueba y Aprendizaje no hay resultados equivocados. Solo resultados de experimentos que nos acercan al logro de objetivos. Este concepto es central para la Agilidad Organizacional: la capacidad de adaptarse en función de los aprendizajes. Como dice Peter Senge en (su libro) Organizaciones que Aprenden “Nadie quiere fallar, lo que queremos es tener éxito temprano. Entonces no pongamos el foco en el error, sino en el aprendizaje”.

Para crear contextos de organizaciones que aprenden, comencemos aprovechando a nuestro favor el poder del lenguaje. En organizaciones donde el error sigue siendo castigado, “Prueba y Aprendizaje” puede generar más confianza que “Prueba y Error”.

Recursos Humanos basado en datos

Recursos Humanos basado en datos

Un factor para el crecimiento de una empresa son las relaciones humanas. Evidentemente, parte del proceso de gestión de Recursos Humanos (RR.HH.) es la gestión administrativa, legal y fiscal, que es también una importante del proceso.  Sin embargo, vale señalar que la gestión administrativa ahonda solo en lo social, fomenta la innovación y creatividad para la solución de problemas administrativos de la empresa, mientras que los Recursos Humanos se enfocan hacia una gestión humana y estratégica.

Por: Sergio Morilo Rodrigues, Contralor Operaciones Internacionales TOTVS

Los Recursos Humanos suelen orientarse hacia la organización y gestión de la gente, desde una visión muy amplia. Para ello, es necesario especializarse y estar en constante innovación con uno de los activos principales en cualquier negocio: la gestión de los colaboradores.

De acuerdo con el estudio Tendencias en Capital Humano 2017 de una consultoría en México, el 60% de las organizaciones en el país reporta que ya han empezado sus esfuerzos para evolucionar a un RH Digital.

Así como datos de la consultora Gartner, indican que, en dos años, para el 2020, la Inteligencia Artificial (AI) se convertirá en un motivador neto de trabajo positivo, con la creación de 2.3 millones de puestos de trabajo.

El uso de un software para las actividades del departamento le permite ser menos operativo, para que pueda utilizar más tiempo para concentrar la atención en las actividades de gestión.

Esto deja la gestión humana mucho más eficiente y proactiva, una vez que el gestor puede planificar mejor las acciones y ponerlas en práctica. Así, todos en la compañía tienen que ganar con la creación de planes de carrera, procesos de comunicación más eficientes y uso de estrategias para involucrar a los equipos. Un software de gestión puede ayudar en muchas actividades de recursos humanos del día a día, proporcionando mayor productividad a favor de la competitividad del negocio, con un software de gestión simple, completo, flexible y confiable.

Básicamente con un software de este tipo para administración de recursos humanos se puede lograr:

– Administración de personal: Que optimice el tiempo automatizando todos los procesos administrativos a través de una herramienta que atiende, desde las áreas básicas, hasta los planes estratégicos para el desarrollo de esta área.

– Atracción y gestión de talentos: Además de las funciones básicas de gestión, apoya a la productividad de los equipos a través de herramientas y procesos de desarrollo individual, permitiendo entender mejor como atraer y retener los talentos, transmitiendo una imagen más ordenada, con claros objetivos y propósitos.

– Comunicación y movilidad: Ambiente colaborativo que permite la interacción de los participantes a través de redes sociales y el intercambio de información. Estar conectado a través de smartphones, tablets y medios sociales es fundamental en el nuevo mundo digital.

La tecnología tiene un gran valor para el sector de Recursos Humanos (RRHH). Se lleva innovación a los procesos, agilidad en la resolución de las demandas y confiabilidad para la información. También aporta en la mejor atención a los colaboradores, con una visión multigeneracional.

Hoy las empresas ya tienen en su mayoría a colaboradores millenials, que siempre necesitan tener un propósito, una clara identificación de porque están haciendo determinado trabajo.

En general, las organizaciones que usan un software permiten que el profesional de RRHH ejerza una función más estratégica, por medio del análisis de datos y de la evaluación de los colaboradores.

Finalmente, la combinación de la tecnología, con una adecuada estrategia para las relaciones laborales y humanas, pueden lograr un buen clima que lleve alcanzar los propósitos, superar dificultades, aumentar la productividad y disminuir la rotación de personal, lo cual se ve reflejado en la competitividad y éxito de los negocios.

Pin It on Pinterest