Apstra, hacia un red más visible, flexible y autónoma

  • Infraestructura

  • Hace más de 2 años

  • noviembre 20, 2017

  • 3 minutos, 34 segundos de lectura

Indudablemente, vivimos en un mundo cada vez más conectado. Si el siglo XX fue marcado por el uso del computador, el siglo XXI comenzó siendo el de las comunicaciones, con Internet a la cabeza. La transformación digital está más fundamentada en la capacidad de distribuir y compartir información, en tiempo real, que en la forma de producirla.

El Internet de las cosas o IoT, es, quizás, el punto más álgido en esta pirámide ascendente de la información. Se espera que para el año 2025 haya más de 80 mil millones de dispositivos conectados a la red, con un tráfico de datos que crece a ratas anuales promedio de un 50% . Estos volúmenes requieren para su manejo del uso de la Inteligencia Artificial IA, y de las técnicas de aprendizaje de máquinas, lo que, a su vez, aumenta dicho tráfico. En el futuro, los negocios serán digitales; por consiguiente, se requieren redes más fuertes, capaces de soportar la transformación digital, con menos problemas operacionales y capaces de asumir el aumento exponencial del tráfico.

Un ejemplo es el de los automóviles autónomos que, con miles de sensores, son capaces de circular sin conductor, lo que puede significar ahorros substanciales tanto en el uso de vehículos particulares como en insumos, contaminación, etc. Hace un año, se probó el primer camión de reparto (cerveza) sin conductor.  Como es obvio, no se puede seguir por este camino sin contar con una red absolutamente confiable.

Sin embargo, no todo es color de rosa; de acuerdo con Mansour Karam, CEO de Apstra, el 85% de las redes sigue manejándose como en 1995, lo que supone un freno a este aumento exponencial del uso de Internet.

La llegada del SDN, Software Defined Network, ofrece una nueva gama de problemas y soluciones que está cambiando el panorama.

Mansour, ingeniero de redes y hombre de negocios, fundó en 2014, junto con Sasha Ratkovic y David Cheriton, Apstra, una empresa dedicada a la gestión de redes. Su producto estrella es AOS, Apstra Operating System, un sistema operativo que define la red como un sistema integral y no como una serie de cajas independientes. El sistema debe ser autónomo y autogestionable para liberar recursos para prestar mejores servicios.

“La red debe ser mirada de arriba hacia abajo. El tradicional enfoque de iniciar por la base ya no es aplicable. Tenemos que combinar la simplicidad con la masificación, el control con la visibilidad; tiene que haber un mayor control del usuario sobre todo el proceso”. Indicó Mansour, quien resaltó la ventaja de involucrarse en la definición del sistema “hágalo usted mismo, participe del diseño, prepare la infraestructuira, defina los datos, caqmbie los perfiles para ser más estratégico y prepárese para una solución autogestionable que puede aumentar su agilidad entre un 50 y un 90 %, y reducir los costos en las mismas proporciones”.

AOS ofrece un software inteligente, capaz de solventar los problemas de un hardware que se esfuerza por soportar los nuevos volúmenes pero se queda rezagado. AOS permite operar el sistema como un todo, aplicar analítica y, sobre todo, utilizar la telemetría para optimizar su operatividad; además, ofrece drivers para integrar otras plataformas. “Hacia el futuro, todo será definido por software; hay que crear agentes, Apis, Apps, etc, que aumenten el rendimiento y la versatilidad de la red. La automatización se basa más en software que en hardware”, recalcó Mansour.

Cuando, a mediados de año, Cisco anunció su sistema operativo Intent-based-networkiong como una solución a la compleja administración de la red, Aptra se adhirió a este movimiento; la idea, preconizada desde hace años por la ONF (Open Networking Foundation), la MEF (Metro Ethernet Foundation) y Gartner, entre otros,  es tener plataformas más inteligentes que simplifiquen la operación, permitan aplicar analítica y tecnicas de aprendizaje de máquina, ofrecer parámetros de medición controlables y ofrecer una flexibilidad acorde con los nuevos requerimientos. En su versión AOS 2.0 tenemos un sistema fiel a esos principios y que, en términos generales, permite lograr esos ahorros en la operatividad a través de una mayor agilidad,servicios representativos, nuevas capacidades y mayores facilidades de crecimiento.

Otras ventajas ofrecidas son la visibilidad que da sobre el sistema y la inclusión de todos sus componentes, la facilidad de medir lo proyectado con lo realizado en términos de comportamiento y rendimiento de la red, todo dentro de un esquema de automatización que reduce el costo y el trabajo de supervición de la red y sus componentes. Tambien es importante señalar la capacidad de conectarse con otras plataformas “intent”, como Cisco y otros fabricantes y la facilidad para los desarrolladores de  DevOps, Apis y Apps de contribuir al ecosistema BIN.

Apstra se hizo acreedor al primer premio como Hot Start-Up Cloud/Datacenters otorgado por Netevents, a través de un jurado con más de cuarenta analistas de treinta y seis países, el 28 de octubre de este año, ceremonia a la cual asistió Computerworld Colombia. Igualmente, David Cheriton, cofundador y director científico de Apstra recibió el galardón como ídolo tecnológico del año.

Pin It on Pinterest