Aplicaciones nativas en la nube

  • Movilidad

  • Hace más de 1 año

  • diciembre 12, 2017

  • 1 minuto, 54 segundos de lectura
  • Sugerir un cambio

El mercado mundial de servicios en la nube pública crecerá 18% en 2017,  con una facturación de 246.800 millones de dólares, frente a los 209.200 millones de dólares de 2016, según Gartner.

Por otro lado, se espera que los servicios de aplicaciones en la nube (software como servicio SaaS) crezcan un 20,1% hasta llegar a 46,3 mil millones de dólares.

En la actualidad, las arquitecturas de aplicaciones emergentes que aprovechan las cargas de trabajo basadas en contenedores y los microservicios se están volviendo comunes, pasando de proyectos de ciencias en laboratorios de desarrollo a implementaciones empresariales.

“Los desarrolladores y el ciclo de vida de la aplicación se vuelven más rápidos, más productivos, más ágiles y más receptivos a las necesidades de la empresa”, comentó Scott Goodman, gerente de marketing de productos, VMware.

En este escenario, VMware anuncia NSX-T 2.1, que permite redes y seguridad avanzadas en todas estas arquitecturas de aplicaciones emergentes, tal como lo hace con las aplicaciones tradicionales de tres niveles. Más específicamente, NSX-T 2.1 servirá como la plataforma de redes y seguridad para el recientemente anunciado VMware Pivotal Container Service (PKS), una solución de Kubernetes desarrollada conjuntamente por VMware y Pivotal en colaboración con Google Cloud.

NSX-T 2.1 también presentará la integración con la versión 2.0 de Pivotal Cloud Foundry (PCF),  que sirve como el motor de redes y seguridad detrás de PCF. En estos entornos, NSX-T proporcionará una red de contenedores de nivel 3 y servicios avanzados de redes como es el equilibrio de carga, la microsegmentación y más.

Para los equipos de programadores, estas integraciones significan que pueden operar rápidamente y consumir infraestructura como código. Mientras tanto, sus flujos de trabajo siguen siendo los mismos –rápidos y eficientes– porque NSX-T se integra estrechamente con estas plataformas de aplicaciones, se conecta directamente a la Interfaz de red de contenedores (CNI, por sus siglas en inglés), adaptándose así a las herramientas de desarrollo de aplicaciones existentes que los programadores ya están utilizando.

El resultado es que a medida que los programadores implementan el código, los servicios avanzados de red y seguridad se aprovisionan automáticamente para admitir sus contenedores y microservicios, creando de esta forma una nube de programadores con una pila realmente completa.

Paralelamente, los equipos de TI aún necesitan control operacional y visibilidad de los entornos heterogéneos más amplios que administran, ya sea en las instalaciones o en la nube pública.

“NSX-T proporciona una interfaz de administración común para contenedores y aplicaciones de arquitectura de microservicio, así como también aplicaciones tradicionales basadas en VM en todos los entornos, lo que permite a los equipos de TI la supervisión que necesitan sin limitar la capacidad de los programadores para desarrollar, implementar rápidamente en las aplicaciones”, concluyó el ejecutivo.

Pin It on Pinterest