Daniel Quintero Calle, viceministro de las TIC y futuro viceministro de economía digital, expuso en el Foro de Innovación de Computerworld, cómo la economía global ha vivido grandes cambios desde finales del siglo pasado con la evolución de la tecnología.

Un ejemplo de rápida implementación y alto impacto será el uso de drones en el sector agrícola, con los que se podrá analizar el estado de los suelos, la humedad, hasta contar el número de plantas cultivadas y la eficiencia del terreno, entre otras variables, como la determinación de existencia de pestes y su tratamiento.

El internet de las cosas, IoT, definitivamente afectará a la humanidad. Según el viceministro de las TIC, en 2020 habrá 20 mil ochocientos millones de dispositivos conectados en IoT y en 10 años habrá 150 mil millones de sensores interconectados. Algo así como 20 sensores por cada persona en la tierra, cuando esto pase la cantidad de datos se duplicará cada 12 horas. Esto atañe a otras tendencias, como el Big Data y la Inteligencia artificial. La primera verá crecimientos exponenciales en la información tratada y la segunda, se convertirá en la fuente de donde provendrán la mayoría de los datos.

Le puede interesar:  Misión de TIC en Colombia

Daniel Quintero, enfatiza en cómo la impresión 3D, cambiará la manera como hacemos las cosas y redefinirá las compras y conceptos como la compra de repuestos y las garantías, entre otros, pues lo que valdrá será el plano del producto al que accederán los usuarios para imprimir desde productos terminados y complementos, hasta órganos y tejidos humanos, textiles y vestuarios en general e incluso comida.

Otro concepto importante que transformará la manera como compramos y vendemos e incluso que retará la banca y la regulación de las transacciones y la intermediación financiera es el concepto de Blockchain y su principal estandarte, Bitcoin.

La educación, también recibirá este impacto. Los modelos de aproximación al conocimiento ya están cambiando radicalmente y convertirán al mundo en una gran aula enriquecida, interactiva, donde la realidad virtual y la aumentada, ayudarán a entender nuestros entornos.

Y las ciudades inteligentes exigirán modelos de producción, transporte y trabajo diferentes a los actuales. Los vehículos autónomos, por ejemplo, deben cambiar la forma como nos transportamos y cómo usamos ese tiempo. Las oficinas cambiarán su modo de uso y harán más orgánica la relación entre los empleados y sus espacios de trabajo.

Le puede interesar:  MinTIC y Renata realizan talleres sobre TIC y agro

Concluye exaltando la importancia del trabajo articulado entre el Estado y el sector privado y el papel de los emprendedores para apoyar en el desarrollo de la comunidad y del país.

Comentarios

comentarios