La evolución en los sistemas de comunicaciones inalámbricas rápidos y de bajo costo, continúa. Desde hace cinco años,  se trabaja con Light Fidelity (Li-Fi), término usado para la tecnología de transmisión de datos bidireccional más rápida que el óptico WiFi.

“Fidelidad de la Luz” es la comunicación mediante luz visible que transmite datos ultrarrápidos de luz que son recibidos por un router óptico.

Es un sistema de comunicación inalámbrico al igual que el Wi-Fi , pero que usa como medio la luz visible,  en lugar de ondas electromagnéticas.

El término fue usado por primera vez en este contexto por el físico Harald Haas de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), quien fundó el proyecto D-Light en el año 2010 y lo presentó durante la Conferencia TED celebrada el año 2011 sobre la comunicación con luz visible y el subconjunto de las comunicaciones ópticas inalámbricas (OWC) y un complemento a las comunicaciones de radiofrecuencias RF (WiFi o redes móviles) o el sustituto a la radiodifusión de datos.

Hasta el momento, las mediciones realizadas muestran que es 100 veces más rápida que algunas tecnologías WiFi. En los experimentos en laboratorio ha llegado a transmitir datos a velocidades totalmente récord de 22GB por segundo.

En concreto, se ha conseguido una velocidad de transmisión de datos de 1GB por segundo, según informó la compañía de Estonia,  Velmenni, que está realizando estos ensayos.

Y se esperan velocidades aún mayores, pues en experimentos llevados a cabo en laboratorios de la Universidad de Oxford se alcanzaron los 22GB por segundo.

“Hemos diseñado una solución de iluminación inteligente para un entorno industrial en el que la comunicación de datos se realiza a través de la luz. También estamos haciendo un proyecto piloto creando una red de LiFi para acceder a internet en su oficina”, señaló Deepak Solanki, director general de la compañía tecnológica Velmenni.

Recientemente, el Fraunhofer Institute de Berlín mostró sus avances y señalaron que podrían llegar a 800 Mbps. Y las investigaciones continúan con propuestas que quieren llegar a los 15 Gbps (1,88 GBps) a medida que vayan optimizando el funcionamiento, tanto de la parte emisora como de la receptora.

Consiste en una comunicación inalámbrica que utiliza la luz visible o ultravioleta cercana (UV) e infrarroja cercana (NIR) del espectro electromagnético (en lugar de ondas de radiofrecuencia), parte de la tecnología de comunicación inalámbrica óptica, que transporta mucha más información, y está previsto que sea la solución a las limitaciones de ancho de banda.

Para conseguir disfrutar de esta tecnología la bombilla LED posee un chip emisor o mini antena transmisora (parecida a la que llevan los routers tradicionales para wifi) que la convierte en un router luminoso y así esa bombilla es capaz de emitir las ondas Li-Fi que será captada por los receptores luminosos como pueden ser móviles, cámaras, televisores, computadores o incluso otros electrodomésticos inteligentes. Las ondas o impulsos luminosos que emite la bombilla solo se emiten cuando la bombilla está encendida y son imperceptibles para la vista humana.

Debido a que las bombillas LED son dispositivos semiconductores, la corriente,y,  por lo tanto,  la salida óptica, puede ser modulada a velocidades extremadamente altas que pueden ser detectados por un dispositivo fotodetector y transformarla de nuevo en corriente eléctrica. La modulación de la intensidad es imperceptible para el ojo humano y,  por lo tanto,  la comunicación es tan transparente como RF [tecnología de radiofrecuencia]. Usando esta técnica, la información de alta velocidad se puede transmitir de una bombilla LED a un receptor

Lógicamente,  es imprescindible tener una conexión a internet para que la antena de la bombilla transmita la información al resto de receptores de una vivienda u oficina.

Es comunicación a través de impulsos de luz visible mediante los que se transfiere información, es decir, transmitir información por medio de la luz LED.

Li-Fi es un tipo de conexión a Internet que usa tecnología que se caracteriza por transmitir información a través de la luz LED que podría llegar a los 10Gbps de velocidad.

Una de las principales ventajas de la novedosa tecnología, que está llamada a sustituir o al menos complementar a las redes WiFi actuales, es que ayudaría a no saturar el espacio radio eléctrico.

El Li-Fi ha despertado mucho interés en entornos como hospitales, que están constantemente iluminados, lo cual evitaría mucha infraestructura a nivel de cableado.

No obstante, una de sus desventajas es su reducido alcance, que de momento se sitúa en unos pocos metros (típicamente unos 10) y que la cobertura se corta cuando un objeto se interpone en el haz de luz. Basta con pasar la mano por el haz o mover el terminal fuera de él para que la transmisión se corte.

Se ha demostrado, además, que el LiFi es más seguro que el wifi y no interfiere con otros sistemas, por lo que podría usarse sin problemas por ejemplo en un avión, pero aún tiene un gran inconveniente, y es que la luz no puede atravesar paredes.

Investigadores están trabajando en la adaptación de los dispositivos actuales para que sea compatible con LiFi.

PureLifi, la empresa creada por Haas y su equipo, está ofreciendo una aplicación para un acceso inalámbrico seguro, dice ScienceAlert.

La compañía francesa de tecnología Oledcomm también está trabajando con LiFi y está instalando su propio sistema en hospitales.

Al mismo tiempo, compañías como Samsung, LG y otros fabricantes de dispositivos electrónicos están interesados en fabricar teléfonos inteligentes con sensores de luz LiFi.

Haas dice que LiFi podría combinarse con la transmisión inalámbrica de datos, para lograr un futuro más limpio y brillante.

De esta forma, el protocolo Wi-Fi, que logró convertirse en un estándar universal en la industria y continúa también su camino, desde la norma 802.11a hasta la más reciente de 802.11ac, sigue siendo eficiente y, quizás en un futuro, las dos tecnologías inalámbricas se complementen, en un mundo con ansias de estar hiperconectado.

Comentarios

comentarios