En la medida en que los productos se transforman en servicios, la cuestión de monetización del IoT es inevitable. Esta nueva era lista para surgir es la del “Pago de las Cosas”.

Por Didier Lamouche*

Internet fue la primera evolución digital de los pagos. Y estamos viviendo la siguiente fase, la del pago móvil, que ocurre paralelamente a la expansión del concepto para todos los dispositivos conectados. La siguiente etapa de esta evolución son los wearables, un mercado con expectativa de crecimiento del número de dispositivos entre 210 y 340 millones entre 2018 y 2020. En el futuro, la mayoría de los dispositivos conectados también serán capaces de pagar. En este caso, IoT no será más el nombre del juego, y sí, el Pago de las Cosas.

Varios términos ya son utilizados ​​para describir este concepto: Pago basado en IoT, Internet de pagos, Internet de Comercio. Personalmente, para expresar esta convergencia del IoT y de los Pagos, prefiero el término “Pago de las Cosas”. Y habrá dos etapas diferentes en este fenómeno. En la primera etapa del Pago de las Cosas, usted tiene el botón Dash habilitado para Wi-Fi integrado a su máquina de lavar, su impresora, su licuadora o cualquier aparato doméstico conectado, y usted solo necesita presionar el botón para pedir su nueva adquisición. El pago es concluido utilizando el modo de pago on-line elegido y usted no necesita más que ir al computador o al celular para hacer la compra y el pago. En este caso, el pago aún es accionado por usted, cuando presiona el botón. Pero el sistema puede ir más lejos. Algunos de sus aparatos ya poseen sensores para detectar cuando los suministros están escasos. Usando estos datos, su equipo podría decidir, por sí solo, pedir el consumible en falta. Y, en este segundo caso, es el propio aparato que inicia la transacción. Este es el segundo paso del Pago de las Cosas. Y este es solamente un ejemplo; Una gran cantidad de dispositivos podría realmente ser habilitado para accionar los pagos de forma autónoma. Podemos imaginar muchos más casos de uso, desde que la seguridad esté allí.

Le puede interesar:  Leonardo brinda la inteligencia para el IoT

Con estos nuevos dispositivos que pueden lidiar con pagos de forma autónoma, veremos también una nueva etapa en la transformación digital de los bancos, además de los smartphones y wearables. El pago de las cosas integrará aún más los pagos digitales en la vida diaria de los clientes. Va cambiar la forma como las personas consumen e influenciar los estándares de gastos. Estos nuevos casos de uso de pagos serán principalmente basados en servicios y dependerán de cuentas repetidas o de modelos de firma pay-per-use. Todas estas micro-transacciones son capaces de impulsar compras on-line y tienen el objetivo de eliminar aún más los límites entre la compra y el pago, para conseguir el pago sin fricciones. Los objetos conectados también son una herramienta poderosa para conocer mejor los hábitos de consumo. Pero, nuevamente, la principal transformación solo ocurrirá cuando las Cosas se vuelvan los actores de las transacciones. Es así que IoT, y más específicamente Payment of Things, creará una nueva base de la economía, con modelos de pago orientados a servicios y uso.

Naturalmente, debemos garantizar la autentificación de los dispositivos, pero la autentificación de los propietarios de los dispositivos permanecerá crítica también, especialmente en el momento de la firma del servicio. Y en este dominio yo veo otra revolución sucediendo. Como usuarios de todos estos objetos conectados, necesitamos “estar conectados” a ellos y volvernos, de alguna forma, parte de Internet. Llamo a este fenómeno de “Internet de los Humanos”. Cuanta más crítica sea la transacción que queremos hacer, necesitamos identificarnos. Y la manera más obvia de probar quienes somos es usar nuestro propio cuerpo. Claro que estoy refiriéndome aquí de la identificación biométrica.

Le puede interesar:  Alianzas para Internet de las Cosas

El pago es uno de los casos de uso y, por ejemplo, ya están siendo desarrollados tarjetas de pago biométricos integrando un sensor de impresión digital para que el consumidor no necesite usar una contraseña. Y la seguridad de identidad digital también será fundamental para casos de uso de control de acceso, ya sea para entrar en su carro o atravesar fronteras. Por medio de su impresión digital, iris, voz o reconocimiento facial, los seres humanos “serán conectados” a Internet de las Cosas y se volverán parte de ella. Y esta es otra revolución que veremos suceder al mismo tiempo que la revolución del Pago de las Cosas. Y el papel de la industria del sector es el de mejorar la seguridad, manteniéndola lo más transparente posible, a fin de optimizar la experiencia del cliente en esta nueva era.

*Didier Lamouche es Presidente & CEO global de Oberthur Technologies

La información contenida en este artículo no refleja la opinión de Inviarco S.A.S. ni de la publicación Computerworld Colombia.

Comentarios

comentarios