La administración del alcalde Enrique Peñalosa suscribió el Plan de Acción del Programa Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (Building Efficiency Accelerator o Programa BEA) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el cual involucró a Bogotá como reconocimiento de su potencial en materia de ahorro de energía y eficiencia energética.

La capital fue seleccionada como una de las seis ciudades a nivel global que participa en el Programa BEA que dirige el World Resources Institute (WRI), y que recibió recursos para desarrollar el compromiso de duplicar la tasa de eficiencia energética en edificaciones al 2030.

El Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) fue seleccionado por la Alcaldía de Bogotá y el World Resources Institute (WRI) para desarrollar con las autoridades de la capital este programa y definir una política, un programa emblemático y un mecanismo de monitoreo para contribuirle a la ciudad en su objetivo de reducir su huella urbana y aumentar su resiliencia al cambio climático y la variabilidad climática.

Tras un amplio proceso de participación se concretó un Plan de Trabajo, el cual se suscribió el día de hoy. En su formulación involucró a los diferentes sectores que tienen incidencia en la gobernabilidad urbana en materia de edificaciones, como son gobierno y la sociedad civil; los proveedores de servicios técnicos y financieros; los dueños, administradores y ocupantes; y las empresas de servicios públicos domiciliarios.

Le puede interesar:  HYDRA Management, para el control y optimización de tareas

“Se armonizará el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), actualmente en revisión, con la política nacional vigente (Resolución 549 de 2015 Guía para el ahorro en agua y energía en nuevas construcciones del Ministerio de Vivienda), respecto a la eficiencia energética y de agua para las edificaciones. Y se emitirá una regulación que aterrice la norma nacional a Bogotá de forma clara, detallada y medible”, manifestó el alcalde Mayor Enrique Peñalosa, durante su intervención en la VIII versión del “CONSTRUVERDE Foro Internacional & Expo en Diseño y Construcción Sostenible”.

“La suscripción del plan de acción del Programa BEA que se hizo hoy por parte de la administración distrital representa un Nuevo Acuerdo que generará una política detallada que garantice que todas las nuevas edificaciones de Bogotá cumplan con estándares de sostenibilidad y eficiencia en consumos de agua y energía. Se contará con un protocolo de implementación de la Guía para el ahorro en agua y energía en nuevas edificaciones, Resolución 548/15 la cual el Ministerio de Vivienda espera sea útil también para otras ciudades del país” agregó Cristina Gamboa, Directora Ejecutiva del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible.

Le puede interesar:  HYDRA Management, para el control y optimización de tareas

El Programa BEA es financiado por el Banco Mundial y corresponde a uno de los aceleradores de eficiencia energética de la iniciativa Sustainable Energy for All de la ONU, los cuales surgieron en la COP 21 en París, donde Colombia se comprometió a reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

“La meta de lograr una ciudad más sostenible y respetuosa con el ambiente es fundamental en consideración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los compromisos asumidos en el Acuerdo de París y la visión de sostenibilidad de Bogotá”, explicó el Secretario Distrital de Planeación, Andrés Ortiz Gómez.

“Con nuestra participación en el Programa Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones – BEA, esperamos identificar debilidades y fortalezas en el cumplimiento de los porcentajes mínimos de ahorro en agua y energía para edificaciones nuevas, según lo dispuesto en la Resolución 549 de 2015, en el desarrollo del proyecto piloto seleccionado por el programa”, agregó Rodolfo Beltrán Cubillos, Director de Espacio Urbano y Territorial, Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

El consumo total de electricidad de edificaciones residenciales en Bogotá, es de 583.94 kWh/habitante-año. Éste se encuentra por encima del valor óptimo promedio en América Latina que es de 427,6 kWh/habitante-año.

Comentarios

comentarios