(S ) La consultora IDC prevé que en 2018 los países de América Latina superarán los 100.000 millones de dólares en transacciones de comercio electrónico.

En Colombia,  se realizaron más de 49 millones de transacciones no presenciales que superan los USD$16.329 millones de dólares, que representa el 4.08% del PIB. Esta cifra incluye comercio electrónico, pago de servicios e impuestos por internet, según el Tercer estudio de transacciones no presenciales/ecommerce Colombia 2015, realizado por la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE).

Estos datos evidencian la madurez que año tras año va adquiriendo el sector del eCommerce en Colombia. Las categorías más relevantes son: gobierno (18%), financiero (17%), tecnología y comunicaciones (15%), transporte (12%), otros servicios (12%), comercio (9%), educación (6%), servicios públicos y TV por cable (4%), salud y belleza (2%), entretenimiento (2%), vivienda (2%) y servicios empresariales (1%).

El medio de pago preferido por los colombianos continúa siendo la tarjeta de crédito con 56% del total de transacciones realizadas y 44% corresponde a débito a cuenta bancaria. Así mismo, el estudio revela que el ticket promedio de pago con tarjeta de crédito fue de USD$188 y de USD$517, en lo que se refiere a débito de cuenta bancaria.

Victoria Virviescas, directora ejecutiva de la CCCE, comentó: “Es positivo compartir, en razón a que, entre 2013 y 2014 el incremento correspondió al 29% y entre 2014 y 2015 al 64%. Aunque aún se detectan muchas barreras en Colombia para la evolución del eCommerce, cada vez hay más confianza por parte de los usuarios en utilizar los medios digitales y,  por supuesto,  esto genera mayor evolución en la industria”.

“Hace poco, el Ministerio de las TIC informó que ocho de cada diez mipyme ya están conectadas a la red, lo que representa una migración importante de pequeñas empresas hacia lo digital. Eso responde a que el consumidor y usuario colombiano ya se está apropiando y haciendo uso de los canales digitales para hacer transacciones”, agregó Virviescas.

La directora explicó que esto no significa extinción de los establecimientos físicos, sino que, por el contrario, se debe buscar una mayor integración de ambas alternativas de compra, de modo que se unifique la experiencia del usuario, sea cual sea la alternativa que use para realizar la transacción, algo que los expertos denominan como omnicanalidad.

 

Comentarios

comentarios

Le puede interesar:  EE. UU. aumenta la privacidad del correo electrónico y de la nube